Los temas del blog

Tan virtual como un libro

¿Por qué un libro tiene ese poder sobre la mente? preguntaba a personas y libros. Los libros son una fuente inagotable de estímulos para la mente. Trasladan todo un universo a la mente que los “contacta”. Robinson Crusoe podía sobrevivir en su isla con su libro. Son una guía para la vida, son un amigo para la pena. Podría continuar reviviendo cientos de frases que convierten al libro en un componente indispensable para la vida del hombre.

¿Dónde se origina ese poder increíble? Podría decirse que el libro es un mundo portátil, al que accedemos cuando lo leemos. En las series de ciencia ficción existen cientos de aparatos que nos llevan a mundos distantes y distintos. Entonces podemos vivir otras vidas. Con un libro en la mano, podemos realizar esos viajes. Siempre y cuando tengamos las condiciones o la preparación para hacerlo. No me refiero a tener imaginación. Creo que un biólogo encontrará fascinante “El origen de las especies” por las ideas que sugiere. Un linguista también descubrirá nuevas hebras de posibilidades leyendo “Lecciones de lingüística general” de De Saussure. Y así en cada espacio de conocimiento humano, desde la física cuántica a la astrología.

Una de las características del libro es que condensa mucha experiencia, de manera que encontremos muchas formas de acceso y muchas ideas entretejidas. ¿Cómo se consigue esto? Me imagino que el escritor desea exponer su experiencia (que no es lineal, sino multidimensional) a través de un medio básicamente lineal. Entonces no puede enunciar parte por parte, sino que cada oración implica una relación con otras partes al mismo tiempo. O puede generar una serie de comparaciones o metáforas, donde la experiencia debe verse a través de otras experiencias, con lo que para llegar a la experiencia original, hay que pasar por una serie de etapas. O puede extrapolar un concepto de un campo de estudio al campo en el que trabaja. En fin, son muchos procedimientos para crear la sensación que cada página está “cargada de significado”

Otra manera de decirlo es que el libro en sí mismo es un universo virtual, que sólo se actualiza por fragmentos. O para utilizar un concepto “actual”, todo libro es una “hipermedia“, donde los enlaces no se visualizan al hacer clic, sino al encontrar un matiz, una sugerencia, una asociación. No están visibles para el ojo no entrenado, igual que algunos enlaces o hipervínculos no son evidentes para los que no buscan con el “mouse” hasta que aparece la “flechita”. La hipervinculación en un libro no tiene un límite evidente (o computable, como diría Data). Tampoco la hipervinculación en internet tiene un límite medible (pero sí es estimable). Y aquí viene una consecuencia de esta convergencia de conceptos.

El libro genera una red de experiencias (siempre que sea un verdadero libro y no sólo un almacén de información). Internet es una red de experiencias (datos, información y conocimiento, en esos tres niveles). Leer un libro es conocer y aplicar los mecanismos o procedimientos para aprovechar personalmente una parte de esa red de experiencias (es imposible hacerlo para toda esa red). Internet es infinita como el libro en la medida que el viaje o el recorrido lo cree cada ser humano, porque, en términos reales, Internet es finita. Un libro es infinito porque la red de experiencias que contiene se amplía a medida que la sociedad cambia. Finalmente, internet es tan virtual como un libro y no al revés, porque, al definir lo virtual como lo que no está en presencia, el libro tiene como esencia su virtualidad, mientras que internet tiene como esencia convertir todo lo virtual en un enlace con un punto “real”.

Una consecuencia didáctica: si queremos aprender a sacarle el jugo a internet, aprendamos a leer un libro, primero.

Eres bienvenido a compartir...

Deja un comentario

Puede utilizar estas etiquetas HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>