Los temas del blog

Estoy en Google+
      

Sígueme en facebook

Archivos para descargar

No lo sé

Este espacio es para el futuro...

NATURALEZA Y CONSTRUCCIÓN DE LOS ENTORNOS VIRTUALES

A piece of magritteLeo un libro e imagino un mundo. El libro empaqueta los elementos básicos que me permiten desarrollar un panorama completo. Es lo que la Gestalt enuncia como “cierre”: el libro solo me proporciona algunos elementos, a partir de los cuales genero un entorno, cuyos detalles son míos, pero cuyas estructuras básicas están dadas en él. El libro es una tecnología de construcción de entornos virtuales. Solo que ese entorno será “interno”, es decir, no es tangible para los otros. El mundo físico, el entorno tangible que compartimos con los otros, si bien no es una tecnología (suponemos), creemos que tiene principios estructurales, que llamamos “leyes”: físicas, químicas, biológicas, etc. según el aspecto o nivel que queramos observar o enfocar. Los principios constructivos en el mundo físico se corresponden con otros principios constructivos en cualquier entorno virtual, principios que permiten generarlo.

Ahora, entre el entorno virtual interno propuesto por el libro (y de otras muchas otras formas, como la música) y entornos virtuales tangibles o compartibles (como éste en que percibimos esto, si es una pantalla o es un audio) hay una diferencia de principios constructivos.

Lea el resto del artículo >>> NATURALEZA Y CONSTRUCCIÓN DE LOS ENTORNOS VIRTUALES

ENTRE LO ESPIRITUAL Y LO TRASCENDENTE

Like we're holding onto something that's invisible thereNo creo que seamos la especie definitiva. No estamos predestinados ni elegidos. Para serlo, debería acontecer que la divinidad que nos ha creado, resulta, por casualidad o coincidencia, siendo víctima de nuestra forma de ser, es decir, tiene libre albedrío o conciencia o intenciones. Viendo que el universo, hasta donde alcanzan nuestras nociones y exploraciones, cambia constantemente (aunque parezca fijo porque vivimos poco), no creo que nuestro creador arroje una excepción y seamos una especie inmutable. Claro que para algunos, convenientemente, sus designios son inescrutables. Bueno, no tanto, porque otros han podido escrutar que son inescrutables, en vez de llegar a la conclusión, menos aparatosa, que son indefinibles y no importa lo que creamos sobre ellos. Lea el resto del artículo >>> ENTRE LO ESPIRITUAL Y LO TRASCENDENTE

APRENDER LAS TIC COMO EXPERIENCIA

Cromlech de Mendiluze

Partimos de que las TIC son una experiencia de la vida de los estudiantes y no un simple uso de herramientas. Para ellos, las TIC no son los dispositivos sino las actividades que realizan con ellas y la identidad que logran con ellas. No están enfocados en ser especialistas del manejo y arreglo de máquinas o los detalles mínimos de la configuración de cada servicio. Nada de eso tiene valor en sí mismo, sino como habilitaciones o condiciones para realizar una actividad y vivir una experiencia.
Esto no quiere decir que no tengamos estudiantes que se dediquen a esos detalles y aspectos, pero estos estudiantes especialistas los encontramos en todas las experiencias: tenemos futuros matemáticos que se enfrascan en los cálculos, futuros artistas involucrados en crear objetos artísticos, futuros comunicadores implicados en entrevistas y videos, etc.
Las TIC son una experiencia de la vida de los estudiantes, un tipo distinto de experiencia, no es la experiencia científica, tecnológica, religiosa, económica, social, artística, etc. Es una forma de construir la vida, como todas las anteriores mencionadas. La observamos si salimos de la escuela, al menos, si caminamos fuera de las fronteras físicas que la construyen. Salimos y seguimos a nuestros estudiantes en una transformación que no creemos, pero que constatamos.

Lea el resto del artículo >>> APRENDER LAS TIC COMO EXPERIENCIA

ADIÓS AL CONCEPTO DE “USO” DE TIC (Y EN LA COMUNICACIÓN TAMBIÉN)

Zoom

OLVIDEMOS LA PALABRA “USO”

Cada vez que escucho o leo sobre el “uso” de las TIC, me enfermo. Las TIC no se usan, más bien tenemos experiencias con ellas; no son un útil o una herramienta sin más, son una mediación. Incluso no creo que “usemos” un auto o un horno eléctrico, siempre existe alguna subjetividad asociada cuando los incluimos en nuestras experiencias. La idea de que un ser humano “use” partes del mundo es bastante “maquinista” o convierte el mundo en un intenso campo de acciones y reacciones entre cosas. Supongo que “usar” es convertir un objeto (sea ser vivo o no) en el medio para realizar un objetivo, y solo eso. “Uso” no incluye lo que se siente o se percibe, por lo que no es un acto humano, es decir, una máquina también podría usar a un ser humano, por ejemplo, como trasmisor de información. Mientras más aparezca la palabra “uso” en nuestra experiencia diaria, más nos olvidamos de lo humano de ser y estar en este mundo. Abandonemos el “uso” y cada momento no será funcional sino vital. En lo siguiente quiero pensar sobre el tema y ahondar en ello.

Lea el resto del artículo >>> ADIÓS AL CONCEPTO DE “USO” DE TIC (Y EN LA COMUNICACIÓN TAMBIÉN)

COMPRENDER LA TRASCENDENCIA DE LAS TIC

FEZ_20140328193218Para el usuario, las TIC son las computadoras y los smartphone; para el vendedor, son la magia de la comodidad que cada año tiene que volver a comprarse; para el tecnólogo (el hacedor de tecnología), son los diseños y experiencias que debe concretar en un protocolo, un software y un aparato, despues de innumerables reuniones de trabajo y pruebas detalladas; para un estudioso (filósofo, antropólogo, sociólogo, etc.), son las ideas que tenemos y las metáforas que usamos y sentimos. ¿Cuál es la verdad entonces, quién de ellos o de otros define qué son las TIC? Creo que ninguno, sino todos, hay algo en común que no es fácil ver.

De Saussure tenía razón: “el punto de vista crea el objeto”, por ello, ante los múltiples puntos de vista, el objeto no es mono-dimensional. En el caso del lenguaje, De Saussure tuvo que plantear dos planos: la lengua y el habla. En el caso de las TIC, también el asunto se complica con cada punto de vista, pero también porque las TIC nacen bajo un enfoque, que podemos llamar “Sociedad de la información”, al que en estos tiempos se agrega otro, el de la “sociedades del conocimiento” (UNESCO, 2005). El primero destaca la operatividad de las TIC respecto de la información y alcanzan a plantearla como competencias, concediendo que existen variables sociales y culturales. El segundo parte de considerar las TIC dentro de las prácticas sociales, en el sentido de Reckwitz (2002), para el que no basta suponer que las TIC son competencias, dado que han generado un “entorno”. Pero no me adelanto. En esta ruta de las sociedades del conocimiento, es que reflexiono a continuación.

Creo que podemos empezar con la diferencia esencial entre las TIC y las otras tecnologías: ¿qué las hace distintas? Rammert (2001) propone que la tecnología está anclada en la preocupación humana por mejorar incesantemente los procesos, es decir, es la actividad dedicada a mejorar cómo se realizan las actividades. No quiero decir que es instrumental, para no rebajar la definición, pero podría decirse que es la trascendencia de lo instrumental (sobre Rammert, he escrito en este enlace). Dentro de esta definición, las TIC se pueden definir fácilmente como aquella actividad que se dedica a mejorar los procesos de información y comunicación. Y antes me quedaba en ello. Pero sucede algo extraño con las TIC: han encontrado una veta de la condición humana que las ha llevado al centro de esta sociedad “actual”. Siendo tan centrales, resulta complicado operar una reducción y desentrañar y quedarnos solamente con lo específico. ¿Qué oscuro misterio antiguo han despertado las TIC, qué mito lovecrafiano ha avisorado, de tal modo que muchos apartan la mirada y no quieren creer que existe? ¿qué espanto y qué adicción genera? Creo que es una vertiente del pensamiento que lleva a una manía: el pensamiento infinito, en un bucle de engendrar ecos tangibles de sí mismo, es casi un narcisismo del pensamiento. Para decirlo de otro modo, las TIC proponen al pensamiento fuera del cerebro o como un espejo donde el cerebro puede contemplarse en acción, de tal forma que se mejora a sí mismo, se modifica, se corrige, repite sus logros, emulsiona sus fantasías directamente. Es la tecnología del pensamiento, que es la madre de todas las tecnologías (Small, 2009; Carrasco et al., 2013). Y, en la medida que el ser humano ha nacido como el ser que piensa, y el pensamiento vivía dentro de él, al colocarse fuera, ha renacido, ha replanteado la naturaleza humana. Lea el resto del artículo >>> COMPRENDER LA TRASCENDENCIA DE LAS TIC

Page 1 of 5612345...102030...Last »