Los temas del blog

Solo para personas sensatas

Eres una persona sensata, eso no quita que seas imaginativa, esperanzada, llena de ilusiones. Sólo significa que no dejas que todas las ilusiones tomen el mando. O bien que si la ilusión persiste, harás un camino para llegar a ella, sin estropearles la vida a los demás ni a las demás partes de tu yo. Conciente de sus responsabilidades. Con visión de futuro. Todo lo que no tengo. Todo lo que tal vez quisiera.

Pero creo que me costará mucho tiempo y golpes alcanzar esas cualidades. Porque en el fondo, creo que alguien debe ser como soy: el demonio de Laplace, de algún modo. O bien, como esos seres invisibles que viven en las madrigueras de la mente y que te dicen: cómelo, bébelo, ¿por qué no? La vida avanza, poco a poco dejaré de moverme, de sentir, de andar solo, y me llegarán los achaques. No soy un ser fantástico, ni maravilloso. Soy un ser humano, que no quiere someterse a sus limitaciones, que vive en los límites, no de una manera exagerada y existencial, como tantos poetas y filósofos, sino de una manera discreta y calma. No quiero generar una revolución, sólo quiero ser una voz, un fastidio de vez en cuando, un soplido en el oído. Llegar poco a poco, como una sombra, como una gota de agua de un caño mal cerrado. No quiero volver patas arriba el mundo, solo las ideas de la gente, pero no de pronto, rompiendo puertas, astillando ventanas. Solo que un día, alguna vez, mientras estén mirando televisión, digan, ¿por qué no cambio de canal o leo un libro o apago todas las luces y me siento a escuchar o escucho a mi pareja sin interrumpirla o leo lo que escribe mi hijo en el colegio?

Una vez miré un mapa de navegación, miré y vi que un pequeño ángulo de desviación (menos de un décimo de grado) en las rutas señaladas podían conducir al navío, kilómetros adelante, a otro continente. Eso quiero, causar ese temblor en la mano para que aparezca “el ángulo de desviación” suficiente. Si cada uno hace esto, todos con sentidos congruentes entre sí, años después algo cambiará.

Pero algunos tienen que dedicarse a ser “zonas de perturbación constantes”, dedicarse la vida a proyectar imagen de “parece tan normal, pero”, no a ser imagen de extraños. La mayoría de las personas apenas olfatean algo raro, discordante, se alejan. Sólo cuando acepten la aparente normalidad, entran en el circuito de “aceptación” y entre la comida chatarra, digerirán, tal vez, por ejemplo, un brócoli (que a mí no me gustan). El sabor les llamará la atención, inconscientemente buscarán repetir el sabor. Se les formará hábito. Etc.

Nada más perturbador que un “ser extraño que parezca normal”. Nada más terrorífico que un animal inocente transformado a mitad de la película en “agresivo” (como en Los pájaros). Y creo que los cambios reales se dan así. Aunque sean necesarios los límites exorbitantes (digamos, las revoluciones, las utopías, las vidas suicidas o enajenadas, etc.) como un báremo o un horizonte. No es solo que el conflicto entre dos evidentes puntos de vista opuestos (por ejemplo: el idealismo y el realismo) genere el cambio. También dentro de cada punto de vista existe el conflicto, y más adentro aun. Siempre.

Ese adentro es el que hay que hurgar, escamotear, iluminar, extraer, sacar a la luz, ponerlo sobre la mesa, paladearlo, verlo retozar en la sala, hablarle, tratarlo como amigo, vivir con él. Si no buscamos nuestros conflictos interiores, estamos viviendo la vida de la pintura de las paredes: poniendo litros de litros de pintura, mano sobre mano de solo colores. En fin. Esto es una declaración de principios, aunque solo es un reconocimiento de mis límites.


Persona sensata, esto es para ti. A ver qué no me dices, a ver qué sale de esto contra tus ojos.

[Esto es una especie de “credo particular”, “arte poética de mi vida”, “principios de mí” o algo similar. Y fue escrito hace mucho… pero ahí (aquí) sigue]

Eres bienvenido a compartir...

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>