Los temas del blog

MITIFICACIÓN CIENTÍFICA Y COMPRENSIÓN DE LA TECNOLOGÍA

One Door, Two Faces

 

Nuestras creencias pueden poner un halo de subjetividad a nuestras actividades y evitarnos ver lo que se hace o, al menos, evitarnos verlas de otro modo, desde otro punto de vista. Eso es "mitificación" y puede darse con cualquier actividad humana. En este caso, la tendencia por darle mayor sustento racional a una actividad llega al extremo de buscar convertirla en ciencia. Con ello, se le agrega un halo de respetabilidad y cierta magia, que antes se asociaría con actividades religiosas. Es parte de nuestra necesidad humana de trascender, por un lado, y la necesidad de garantizar el sentido y status de la actividad, por otro.

Por eso, voy a reflexionar sobre el caso de la medicina, y cómo se la clasifica como ciencia, cuando, en mi opinión, que puede resultar polémica, es una tecnología. Empezaré con una pregunta:

¿Puede la medicina predominante en nuestros hospitales aceptar como válidas a la homeopatía o la acupuntura o la medicina originaria o naturista u holística? Hay dos formas de tratar el tema:

a. No hay fundamentos científicos para esas prácticas.

b. No hay estudios que demuestren la eficacia de esas prácticas.

Si llegase a demostrarse una eficacia suficiente de esas prácticas y no existiesen fundamentos científicos al mismo tiempo, es probable que se aceptasen las prácticas. Esto significa que la medicina se define principalmente por su búsqueda de resultados, es una tecnología (lo que no quiere decir que no realice prácticas científicas). Es tecnología porque busca mejorar procesos, su esencia no es explicarlos, la explicación es tarea de las ciencias.

Alguno pueden argumentar que no usarían esas prácticas, porque no están probadas. Creo que sí las usarían, claro que primero aplicarían una serie de pruebas doble ciego para comprobar su eficacia y eso sería su prueba. Claro, harían presunciones sobre cómo es que funciona, pero la falta de una explicación no los va a inhibir de aplicarla luego. Ésa es la diferencia entre un médico y un biólogo: el segundo no va a hacer nada hasta que esté consagrado por el paradigma. 

Por otro lado, no hay nada de malo en la tecnología para decir que se es menos siendo una. La tecnología de microprocesadores tiene un alto nivel de consideración científica, así como la de encriptación. Igualmente, plantear que la medicina es "ciencia aplicada" es un subterfugio para decir que es una tecnología. Hemos caído en la mitificación científica (y yo amo la ciencia), donde algo para tener validez debe ser "ciencia".

A ver. Pensemos esto un poco más.

the latest alice

Hay un espectro que va desde las ciencias "más científicas", digamos, la física, hacia otras actividades de investigación que no pueden ser equivalentes a ellas. La pregunta es ¿por qué sucede este espectro? En principio, toda actividad que busca llamarse ciencia debería compartir el método, que es la expresión de la mentalidad científica, es decir, una mentalidad en la que se plantean teorías (lógicamente estructuradas) y se buscan pruebas (en lo posible, experimentos contrastables y repetibles), es decir, donde la racionalidad es la base (la conjunción de razón y evaluación de consecuencias). Si una actividad se define por su finalidad, una actividad científica sería la que busca la explicación y una tecnológica la que busca mejorar un proceso. Aquí debe venir la otra pregunta: ¿qué es lo que define la disciplina que queremos "etiquetar"? Si prima la búsqueda de resultados (mejorar procesos) es tecnología, si prima la explicación, es ciencia. En el caso de la medicina, ¿cuál es la prioridad? 

Ahora, una actividad podría definirse también por el tipo de campo de estudio. Un campo de estudio relativamente consagrado. Pero, así, como todo puede convertirse en campo de estudio, entonces podríamos crear ciencias de todo. Para evitar esto, se busca un criterio que distinga niveles de campos de estudio, para decir que las ciencias son aquellas cuyo campo de estudio es lo que es más general de un ámbito determinado. El problema subsiste, pues se pueden crear campos de estudio sin cesar. Creo que debemos buscar otro criterio para "etiquetar" de científica a una actividad.

El campo de estudio es solo un aspecto de la actividad, el aspecto cognitivo. Al parecer, en la ciencia, este aspecto es el que prima, en la tecnología, no. ¿Qué hacen los científicos con sus explicaciones? ¿cuál es el rol social de la ciencia?, supongo que darle sustento a una forma de sociedad, darle sustento a todas las actividades sociales, en definitiva, tratan de responder a la necesidad de encontrar sentido a la vida, a lo que todos hacen. Por eso, entran en conflicto con la religión y todas las actividades que responden a esa pregunta de otro modo. Por eso, a la medicina no le van a preocupar tanto las disputas entre la medicina "occidental" con las medicinas alternativas, sino cuando producen resultados negativos en la salud. La acupuntura se adopta en los hospitales y la homeopatía se acepta en algunas partes de Europa. Pero a los físicos y biólogos, por ejemplo, debatirán hasta la médula los supuestos de esas actividades.

Si un médico, sea alópata o no, aplica criterios científicos, hace ciencia cuando busca solo explicar, pero si lo hace para obtener resultados, realiza una actividad tecnológica. Ahora, la medicina o la pedagogía (para mencionar otra "ciencia") no son actividades científicas sino tecnológicas, en la medida que la explicación es un medio para cumplir sus fines. Por otro lado, las tecnologías no solo recurren a la ciencia como conocimientos ciertos desde los cuales crear sus procedimientos o su conocimiento. Son tecnologías porque instrumentalizan el conocimiento y lo convierten en resultados socialmente aceptados, porque usan el conocimiento para resolver problemas. 

Mi intención en todo esto ha sido entender qué es la ciencia y qué no lo es, igual en la religión y en la medicina y en la educación. No defiendo que la ciencia sea la única fuente de nuestra concepción de vida ni creo que todo lo bueno viene de ella. Solo busco establecer algunos criterios claros. Por ello, creo que la discusión se mueve hacia lo que admitimos en nuestra sociedad que es un conocimiento aceptado como fundante y suficiente. Para la mayoría, es un tipo de conocimiento basado en la experiencia religiosa. Para una gran minoría (entre la que me encuentro), es el conocimiento basado en la experiencia científica, pero sin descartar las otras fuentes, no sin antes cribarlas por el tamiz de la racionalidad (no del cálculo o la lógica, aclaro, o sea, no solo de la mera razón). 

 

Mi siguiente pregunta, que quiero responder en otro artículo, es: ¿puede la creencia basada en experiencias religiosas ser usada como una guía para la vida cotidiana en todos sus aspectos? Aunque creo que mejor la planteo así: ¿qué tipo de creencia debemos emplear como una guía para la vida cotidiana? ¿qué criterio debemos emplear para encontrar esas creencias?

rainy day

Eres bienvenido a compartir...

1 comment to MITIFICACIÓN CIENTÍFICA Y COMPRENSIÓN DE LA TECNOLOGÍA

  • Ezra Herzl

    Interesante, pero creo que uno de los problemas de la distinción entre “puro” y “aplicado” proviene de una epistemología (una idea de lo que es y debe ser ciencia, su legalidad interna y externa) de raigambre positiva donde todo lo que produce efectos ciertos, y por ende comprobables, replicables, construidos lógicamente es conocimiento; pero tal idea en realidad resulta problemática.
    Concuerdo con su concepto de la pedagogía y la medicina como tecnologías, y eso lo extiendo a disciplinas que hacen “objetos científicos” de nociones inciertas como la salud, la educación, la administración de organizaciones, el gobierno y la política; el método no hace por sí solo a la ciencia, sino la unidad entre método, objeto, y teoría.

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>