Los temas del blog

Libro electrónico – ebook / 2

Algunas características que componen un libro electrónico:

1. En el libro electrónico, el contenido se proyecta en una pantalla, es decir, la pantalla es la unidad mínima de recorrido visual (así como la página es la unidad en un libro).

2. En principio, el libro electrónico es modificable por parte de lector (sea la información contenida como la forma de presentarlo, por ejemplo, puedo agregar comentarios o agrandar el tipo de letra)

3. Puede ir acompañada de sonidos, imágenes, animaciones, etc. (es decir, no sólo se usa la vista)

4. NO es posible tenerlo en la mano (como un libro), excepto en el caso de “libro electrónico completo” (pero a éste tampoco es posible “hojearlo”), aunque ya existen algunos intentos por conseguirlo.

5. Puede contener toda la información necesaria (o suficiente) para la comprensión adecuada de lo leído (hace uso de los “hipervínculos”, es decir, cada palabra puede llevar a pantallas con información complementaria o relevante )

6. Esto último modifica la forma en que comprendemos la organización del contenido. En un libro impreso, las unidades de organización conceptual son los capítulos o similares. En el contexto de las TIC, es difícil determinar una jerarquía visible, según los patrones de lo impreso. Por eso mucha gente muy acostumbrada a los libros se siente desorientada al leer en pantalla. Tiene que acostumbrarse a interpretar la pantalla y encontrar íconos, colores de fondo, enlaces, que le van indicando donde se encuentra.

7. En el libro impreso, la lectura suele ser lineal, aunque empecemos por el medio, retrocedamos y luego avancemos. En el medio digital, si se le toma de manera estricta, no existe una línea sino una red. Prácticamente de cualquier “pantalla” podemos ir a cualquier otra. Se parece a viajar por el mar, que no tiene señales ni fronteras, y por eso le dicen “navegar” al recorrido a través de medios digitales. No existe una sola linealidad (como en el libro impreso, aunque algunos autores han intentado romper esa linealidad, como Cortázar), sino varias.

8. La producción de e-books es relativamente fácil, en la medida que, al poseer una computadora, ya se incluyen los medios necesarios (por ejemplo, procesador de texto o editor de página web ), o es sencillo conseguirlos.

Me pregunto si alguno de ustedes cree que alguna de ellas es una desventaja.

Peligro de las opiniones “bright”

En el Foro de “El Comercio” encontré un mensaje (ir al mensaje en su contexto), aunque demuestra un interés serio por el tema, también demuestra que no basta con acumular ideas y mencionarlas a diestra y siniestra, también debemos articularlas de manera lógica. Después de mi comentario, ciertamente también pongo mi opinión, para no “escabullirme de ser criticado”.

“La Educación en el Perú requeriría un completo cambio o reforma del sistema. Tengo entendido que actualmente hay tres sistemas educativos en lugar de uno, y los tres son obsoletos y deficientes. Al planificar una nueva reforma educativa tendrá que tomarse en cuenta factores como la creación de un currículum en cuya estructura se establezca el tenor de la filosofía a seguir, sus valores, objetivos esperados, duración del proceso educativo escolar desde el pre escolar hasta el último año de educación secundaria. Fases de desarrollo, tomando en cuenta la clase de currículum que a cada estudiante le corresponda de acuerdo a su desarrollo: educación temprana, educación media, adolescencia temprana y adolescencia madura. Principios del proceso de enseñanza, aprendizaje y Evaluación, que correspondería a la planificación a nivel de escuela y a nivel de salón de clase, el ambiente, el maestro y la evaluación justa. En las áreas educativas (o cursos)que se diseñen sus respectivos objetivos sin que sea necesario que se persigan contenidos establecidos previamente, ya que éstos últimos podrían ser seleccionados libremente por cada escuela o centro educativo, a manera de programa y cuyos objetivos estén en comunión con los objetivos generales del currículum para cada área educativa o curso, y de acuerdo con la realidad de cada región del Perú. Inclusividad de la educación, es decir que la educación sea para todos sin distinción alguna. Educación regular y educación especial para niños discapacitados. Diversidad por la cual se tendrá en cuenta el pluralismo cultural y étnico peruano. Por último tener en cuenta que la educación es holista es decir que existe una interconexión entre materias y áreas educativas, las cuales deberán tenerse en cuenta a nivel de centro educativo y que acarrearía como consecuencia una mejor asociación y trabajo grupal entre maestros.”

Creo que el mensaje anterior no es muy lógico y parece apresurado.

1. “Tengo entendido”… supongo que debería citar fuentes. Además, el “tengo entendido” parece incluir que tiene entendido que los tres son obsoletos y deficientes. No ofrece ninguna razón para ello. ¿Por qué son obsoletos y deficientes?

2. Otro sí digo: ¿a qué llama “sistema educativo”? EL conjunto de las organizaciones dirigidas a la consecución de la educación es lo que llamamos “sistema educativo nacional”. Quizá quiera referirse a “currículo”, que es el estándar educativo que se propone como el conjunto de capacidades, contenidos y metodologías que el Estado requiere como un mínimo en los educandos. Este “currículo” no se aplica tal cual, sino que cada colegio lo adecúa a su realidad, por lo tanto, no es un estándar máximo, sino un marco que debe concretarse.

3. El “currículo”, que se encuentra publicado tanto en el sitio web del MED (www.minedu.gob.pe) como en el sitio de Huascarán (www.huascaran.edu.pe), incluye todos esos elementos que menciona en el mensaje. Además, existen normativas para la inclusividad, la interculturalidad, etc., pues el dicho ministerio de educación tiene oficinas nacionales específicas para cada una de ellas. Sería recomendable revisar el sitio web mencionado y, LUEGO, discutir.

4. Estoy de acuerdo con un cambio necesario en el sistema educativo nacional, pero desde el enfoque planteado como política estatal. La educación no es un componente anexo, sino esencial. El cambio que plantea el mensaje referido es un cambio menor, porque sólo es “normativo”, pero no afecta la mentalidad ni la cultura organizacional ni a los medios de comunicación. Es un cambio al interior del sistema, y dentro del sistema, a un componente que actúa sobre la “representación” de las ideas y no sobre las ideas mismas.

5. Creo que el cambio debe darse como un cambio del “imaginario social” respecto de la educación, por ejemplo, se plantea la educación como un consumo y el resultado es una persona con títulos. Eso se ve en los comerciales de TV. Educarse es “tener más contenidos”. A mi entender, la educación debe basarse en el desempeño, en lo que hace realmente la persona, no en lo que dice que sabe. Por lo tanto, enfatizar la educación como “ser productivo”, “ser creativo”, “ser ciudadano responsable”. Los indicadores de la educación no deben referirse a más horas de clase, sino a la calidad de las tareas escolares, a la presencia de los proyectos colaborativos en la red (por ejemplo), al incremento de la calidad de la conversación de los escolares, etc. Una forma de cambiar el imaginario social es promover la presencia de los colegios en internet como productores de conocimiento, ayudándoles a usar este medio. Lo que permite la tecnología es transformarnos de consumidores a productores de un modo “más fácil” (espero tratar este punto después con más detalle).

Producción de conocimiento y tecnología

El conocimiento siempre ha sido un resultado de procesos sociales de información (búsqueda, organización, recuperación), de comunicación (intercambio de información, trabajo en equipo) y de interacción (producción de objetos sociales y culturales necesarios para la continuidad de la sociedad).

La producción de conocimiento se observa en los libros, manuales, que pueden ser traducidos a un formato digital y adquirir nuevas propiedades, por ejemplo, la interactividad, la modiificabilidad, la modularización, etc. Estas propiedades se extienden a las formas en que se pueden presentar el conocimiento en un sistema de comunicación en línea (si existe un enfoque de gestión del conocimiento). Esto significa que el conocimiento, producido durante las discusiones, diálogos, conversaciones, experimentos, etc. realizados en el transcurso de un aprendizaje o de una actividad es convertido en producto fácilmente si se trabaja en un medio digital. Podemos verlo así en el siguiente diagrama (véalo a tamaño real):


Entonces podemos responder que sí. Evidentemente, el conocimiento para serlo debe tener un valor universal o ser asimilado por personas de diferentes contextos y situaciones. Digamos que para producir “conocimiento” debe cumplirse dos requisitos:

  1. procesos válidos de trabajo, es decir, procesos estandarizados o consensuados o suficientemente generales para que el conocimiento resultante sea compartible
  2. debe referirse a situaciones reales, es decir, debe partir de las observaciones comunes o específicas que están al alcance de los productores. En nuestro caso, en referencia al Perú, por ejemplo, se puede partir de la variedad cultural o geográfica nacional. El conocimiento resultante es algo nuevo para el resto del mundo y puede variar o cambiar teorías o ideas previamente asumidas.
Los procesos mencionados al principio (información, comunicación e interacción) y que son claramente realzados por los medios digitales, deben corresponder con actividades educativas realmente importantes, para que hablemos de producción de conocimiento. Para ello, debemos cumplir con las dos condiciones anteriores. Y una manera es la presentada en el diagrama siguiente, donde los procesos mencionados en la primera capa (de color verde) requieren de una serie de herramientas y de un entorno que permita los tres procesos educativos resultantes de INVESTIGACIÓN, TRABAJO COLABORATIVO Y PRODUCCIÓN. Esto se puede conseguir de una manera relativa sencilla y cómoda en un medio digital.

¿Qué herramienta de e-learning necesitamos?

Algunas necesidades, basadas en realidades peruanas:

  1. Necesitamos una plataforma que se organice a través de las actividades y no sólo con contenidos, y que con esas actividades ayude a los docentes a asimilar y practicar estrategias pedagógicas.

  2. Necesitamos que dicha plataforma no dependa de materiales diseñados previamente ni que exija a los docentes la capacidad de elaborar materiales multimedia, sino proporcione herramientas para que los docentes las elaboren de manera integrada en sus actividades. Y que los docentes puedan convertir sus trabajos previos de manera fácil en material digital: que no empiece de cero sino de lo que el docente ya ha trabajado y empleado.
  3. Necesitamos que exista soporte continuo de la plataforma y se encuentre apoyada por una comunidad creciente de usuarios que sean primordialmente docentes a su vez.
  4. Necesitamos una plataforma que sea modificable por cualquiera (o por un programador con un nivel medio de experiencia) para ajustarla a las necesidades del docente o que el docente encuentre fácilmente maneras para hacer o proponer cambios.
  5. Necesitamos una plataforma cuya interfaz sea ligera (es decir, no utilice demasiados gráficos), que permita su personalización y modificación y que sea intuitiva y con suficente nivel de ayudas.
  6. Necesitamos una plataforma que sea, de facto, un estándar internacional, y que haya sido probada en muchos escenarios debido a la cantidad de implementaciones e instituciones que la adopten. Y que tenga una comunidad de usuarios EN ESPAÑOL.

Aún quedan otras consideraciones en el tintero, que vendrán más tardecito.

UNESCO: El imperativo de la calidad

Este informe “Educación para todos- El imperativo de la calidad” (El enlace del informe completo abarca más de 25 mb, con estadísticas e ilustraciones muy relevantes) recalca la orientación hacia una educación de calidad y hacia la calidad en la educación. Es importante en ello cómo medir el impacto de la tecnología desde una perspectiva realmente educativa. Una lectura inicial del informe nos trae algunas reflexiones como las siguientes.

Podemos medir la relación entre el ser humano y la tecnología desde dos ángulos:

  • El uso o la medición cuantitativa, respecto de ciertos patrones estándares o previamente escogidos
  • El aprovechamiento o la medición cualitativa, respecto de las consecuencias o efectos de dicha relación en el contexto de sus pares

Definitivamente, el desarrollo humano implica ciertos riesgos, errores y caminos sin salida. Si medimos sólo el uso, estamos eligiendo el estancamiento y la repetición de conductas. Por cierto es más fácil, porque sólo recogemos costumbres y hábitos validados por el grupo rector.

Lo más fácil, sin embargo, va en contra de lo que significa “educar”: abrir las posibilidades de cada persona. En ese sentido, regirnos por el aprovechamiento, es decir, evaluar la relación entre las personas y la tecnología por sus resultados o influencias en los demás, es más “educativo” y concientizador.

Ninguna aplicación de las tecnologías es simple (como ninguna acción humana), es decir, no se puede describir con un solo criterio. Por ejemplo, el empleo del “chat” supone un consumo de ancho de banda, pero también supone que se traslada más información en menos tiempo, siendo más eficiente, lo que a la larga ahorra el tiempo de trabajo de las personas, que es un bien más importante. En este sentido, tanto el mal uso (aplicación negativa) como el buen uso (aprovechamiento) de las tecnologías debe ser descrito en función de dos ejes:

  • sus impactos o consecuencias en el grupo humano
  • su relación con varios valores puestos en juego en el trabajo diario (valores técnicos, como la eficiencia de transmisión; valores laborales, como la facilidad de uso; valores culturales, como el tiempo o la motivación)

La relación tecnología y educación es multidimensional, por ello. Estos aspectos no son fáciles de cuantificar, pero es una de las formas en que la calidad en la educación puede verse reflejada: la relación entre tecnología, educación y desarrollo humano.

Nos gustaría compartir ideas sobre este tema, escriban y pensemos juntos al respecto.