Los temas del blog

Define software libre

rejasTal vez alguien puede decir que es difícil ser libre. Quizá otro alguien puede decir que nadie lo es. Más allá de esos filosofemas (que no es mala palabra, pero suena mal), ¿por qué preferir el software libre? Suena bien “software libre”, pero “¿libre de qué?” Como dice Góngora, “con pocos libros libre, (libres digo / de expurgaciones)…”, es decir, libre de restricciones para gozarlo.

El software se goza, se disfruta cuando se aplica en toda su extensión. Es decir, cuando puedo hacer todo lo que puedo con un software. Por ejemplo, cuando exploro con pasión cada uno de sus recovecos, es decir, toda y cada una de sus características. No sucede así con programas demo, que me impiden realizar alguna tarea del software, como imprimir, guardar, o me impiden usar alguna de sus características especiales, por las que tengo que pagar. O puedo usarlo todo, pero tengo un tiempo de uso, como Cenicienta con su noche total pero sólo hasta las doce.

Pero este software aquí, me llama mi amigo, mira que no tiene fecha de expiración, no me pide dinero por disfrutarlo. ¿Será software libre? Mmm. A ver, levanta la capota y mira el motor para ver si tiene dos o cuatro cilindros. Y mi amigo me dice: eh, que no se abre. No puedo ver cómo se hizo. El autor se reserva el derecho de admisión al rincón de su saber. Sus ideas nos están vedadas, aunque tal vez alguna gracia (como un pago) nos las proporcione. Tampoco es software libre.

¿Y éste?, me dice una amiga, éste viene con su “código fuente” en el lenguaje de programación que usó. Lo puedes volver a compilar, que es como reproducir el software en vitro, como la oveja Dolly. Le pido que me lea toda la licencia. Ella me dice que no, que no tiene. Es la lista de permisos que viene con el manual, le digo. Ah, esto. Dice: “no puede usted usar parte o todo este código en otro programa, aunque reconozca que yo (el autor) soy el autor, no puede” O sea, que puedo hacer doscientas Dollys pero no puedo combinar una Dolly con un Mr. Ed para tener una oveja parlanchina o un caballo lanudo. Entonces, ¿cómo progresa el género humano? Es como decir que mi inteligente amiga no puede “mezclarse” con un guapo señor para mejorar la especie humana. Otro y doble mmm. Esto no es software libre.

¡Entonces, no hay software libre! No se desanime, cauto pero ansioso lector, que a la Isla de Barataria llegaremos y seremos gobernadores de a verdad. Al menos ya sabemos que “software libre” es aquel que:

  • no restringe sus capacidades al usuario (no es tacaño)
  • no le oculta su realidad al usuario (es transparente)
  • no le impide al usuario que lo aproveche (es realmente nutritivo y estimulante)


Y, claro, le permite compartirlo, es decir…

  • no impide que el usuario comunique su descubrimiento (es un software muy sociable y hasta reproductivo)


Sólo con tan nulas restricciones o tan amplias libertadas, el software puede ayudar a cambiar el mundo, porque, en el fondo, el software es un metodo para hacer mejor las cosas (lo que se le ocurra a usted, fecundo lector). Hacerlas con una máquina de procesamiento de información, que es eso que llamamos ordenador o computadora.

puente_a_nadaEs preferible usar software libre no sólo porque no cuesta, sino porque usted estará estimulando a los demás a tener valores clave en la sociedad, como generosidad, transparencia, curiosidad, y capacidades como pensamiento creativo (creamos sobre lo que otros crean), pensamiento crítico (sólo analizamos lo que podemos observar bien), resolución de problemas (el software es una solución a un problema, ¿no?), que son capacidades fundamentales.

Entonces… ¿cómo empiezo a usar software libre? (Espero que me haya hecho esa pregunta, porque entonces tendré que responderla en el siguiente post)

Eres bienvenido a compartir...

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>