Los temas del blog

Software para organizar conocimiento

A veces tengo ideas. Por ejemplo: “el aprendizaje es como una red“. O bien: “la red de nuestras experiencias no tiene límites: crece hacia atrás y hacia adelante, hacia dentro y hacia fuera“. Y van saliendo más ideas. Encuentro conceptos y definiciones que debo hacer para poder utilizar esas ideas. Por ejemplo: ¿cómo se define el aprendizaje, cómo lo han definido antes, quiénes se preocuparon por definirlo?, ¿qué significa “experiencia”?, ¿por qué se me ocurre que las experiencias “van a todos lados”?, ¿qué dice la psicología acerca de “la experiencia”?

 

Pensar es hacer un recorrido por muchas preguntas, sensaciones, recuerdos y otros: todos son experiencias. Y es más, pensar es tratar de ordenarlas, aunque es mejor decir: organizar esas experiencias, darles un sentido para que sirvan en la vida. AL menos, yo creo que pensar por pensar no existe. Siempre, incluso en el más solitario y autista de los pensadores, tiene alguna utilidad en la vida. Pensar es una forma de seguir viviendo, también. Siempre que esa revolución de pensamientos consiga organizarse. Si el pensamiento no se ordena, se llama “divagación”, “ensimismamiento”, si el pensamiento no sirve para vivir, se llama “alucinación”, “ausencia”, “vanidad”, tal vez. Entonces, ¿qué es organizar pensamientos?

Para salir del laberinto del Minotauro, Teseo no pudo guiarse por su memoria ni por sus sentidos, necesitó una herramienta que le diera la ruta para regresar: el hilo de Ariadna. Para escapar de una prisión egipcia, José organizó los sueños de los presos que lo acompañaban. La organización de pensamientos no es sólo ponerles orden ni clasificarlos, no basta recordarlos ni distinguirlos: “red”, “tiempo”, “espacio”, “amor”, “ángulo”, son palabras que no están en orden alfabético, o de cantidad de sílabas o separadas por temas. Puedo hacer eso con ellas:

  1. ORDEN ALFABÉTICO: amor, ángulo, espacio, red, tiempo
  2. DE UNA SÍLABA: red, DE DOS SÍLABAS: tiempo, amor, DE TRES O MÁS SÍLABAS: espacio, ángulo
  3. SENTIMIENTOS: amor, CONCEPTOS: ángulo, espacio, tiempo, OBJETOS: red

Ya los clasifiqué, están ordenados, pero no tengo un pensamiento. Lo importante para organizar y pensar es unir lo que pienso para conseguir un resultado. Es decir, crear una red o unas conexiones o carreteras entre mis pensamientos que tengan que ver con una situación de la vida misma. Por ejemplo: pensar para resolver un problema, pensar para expresar lo que puedo decir directamente, pensar para comprender una cara agestada. No sólo es “pienso, entonces puedo decir que existo“, sino “existo, por eso necesito pensar“.

Hay muchas formas de conectar pensamientos, una forma útil es crear gráficos con líneas que unan esos pensamientos, algunas de esas líneas son también pensamientos. Por ejemplo: podría decir que “el amor es una red en el espacio y un ángulo en el tiempo, porque no hay escapatoria por dónde vaya y lo llevo como una flecha enterrada en cada respiración“. Entonces tengo un concepto o idea que voy describiendo: “amor”, y explico los alcances del amor referidos a dos dimensiones humanas “espacio” y “tiempo”, sólo que vista desde un punto de vista subjetivo: parecido a una cárcel (”no hay escapatoria”) y parecido a una herida (”como una flecha”).

¿Para qué me ha servido hacer esto? Quizá me de cuenta que toda red tiene agujeros y que las flechas se pueden sacar y curar la herida. Quizá me sirva para entender una situación, como le sirvió a Teseo el hilo de Ariadna y a José le sirvió para utilizar los miedos expresados en los sueños. Pensar ayuda, por ejemplo, cuando me deja ver soluciones a los problemas o me deja expresar lo que no me entiendo.

UNA OBSERVACIÓN: ¿Dónde está el conocimiento aquí? El título prometía software para “organizar CONOCIMIENTO”. Asumimos que conocimiento es la certidumbre (probablemente inter-subjetiva o compartida) de un pensamiento que se ha probado en la realidad (en palabras más naturales, ha pasado por un proceso de “selección natural”). Es el pensamiento considerado desde su capacidad de “ser útil”. Sigamos.

La operación de “organizar el conocimiento” se puede lograr con estos “mapas del pensamiento”. Son mapas porque me muestran los caminos entre las ideas. Hay varios tipos de “mapas del pensamiento”: los mapas conceptuales, los mapas mentales, los diagramas o esquemas, etc. Existe software para facilitar la creación de cada uno.

Un “mapa conceptual” es el que sirve para definir y explicar conceptos. Un concepto es una idea compleja que ordena un aspecto de la realidad. Esto significa que se formula por medio de una serie de oraciones. Por ejemplo: el concepto de “justicia”.

Se la puede definir como el arte de hacer lo justo, y de “dar a cada uno lo suyo” (latín:Ars Iuris), básicamente ésto nos dice que la justicia es la virtud de cumplir y respetar el derecho, es el exigir sus derechos, es otorgar los derechos a un individuo. Suele interpretarse como equidad. Los bienes y los males han de ser proporcionados al estatuto de las personas. Equidad no es igualdad. En algunas formulaciones, es dar a cada uno según sus merecimientos. En otras, es compensar la ceguera de la ley. Los semejantes deben ser tratados igual y los desemejantes diferente.

El concepto de justica sirve para calificar acciones y personas, para organizar la sociedad y no se aplica a la naturaleza sino a los seres con conciencia. Se puede crear un “mapa conceptual” que articule todo lo explicado en un gráfico. Generalmente, los sustantivos o frases nominales (como “equidad”, “derechos del individuo”) son los nodos (forma culta de la palabra “nudo”), y los verbos sirven para conectarlos (”significa igualar”). Aquello que puede servir para comprender el significado de un “nodo” pero que no es esencial, puede estar conectado por un enlace virtual, es decir, no se ve pero puede traerse a la vista con un clic.

Los mapas conceptuales son excelentes para mostrar exhaustivamente los resultados de un pensamiento sostenido. El mejor software gratuito para desarrollar mapas conceptuales es “CMAP TOOLS

Los “mapas mentales” intentan describir un conjunto de experiencias. A diferencia de los mapas conceptuales, que son el resultado de un proceso intelectual, los mapas mentales son el inicio de una exploración. Van uniendo las experiencias diversas que surgen ante una situación o un problema. Requieren, por lo tanto, de una variedad gráfica mayor: más colores, los “nodos” pueden ser dibujos y no sólo palabras, las líneas de conexión pueden ser gruesas o delgadas, de colores, de puntos, etc. Es que deben recoger imágenes, signos o señales, sensaciones, emociones, recuerdos, opiniones de otros, citas, fotos, etc. y formar una especie de paisaje mental. Un excelente software libre para crear mapas mentales es “FREEMIND“.

Hacer diagramas o esquemas. Otra forma de organizar pensamientos, esta vez no sirven para mostrar cómo es mi pensamiento sino cómo funciona o de qué está compuesto un objeto o un texto. Hacemos un diagrama del funcionamiento de un motor: mostramos sus partes, mostramos por dónde fluye el combustible y el aire, cómo se mueven sus partes. Hacemos el esquema de las ideas de un capítulo de un libro. Las ordenamos no sólo según vayan apareciendo sino cómo las relacionó el autor para producir un efecto en el lector: ése es el verdadero esquema del texto: ayuda a descubrir el sentido del texto, como el diagrama ayuda a descubir el sentido del objeto. Para hacer diagramas o esquemas tengo muchas herramientas, por ejemplo el software libre “DIA” o los diversos formatos de un procesador de textos o un presentador de diapositivas, o los esquemas jerárquicos tipo árbol del software gratuito “TREE DB NOTES“.

Finalmente, me corroe una pregunta: ¿por qué no habré hecho un mapa conceptual o mental de todo lo que digo aquí? Será que hay ocasiones en las que no es bueno hacerlos… espero.

Eres bienvenido a compartir...

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>