Los temas del blog

Ciencia, Ciencia-ficción, Tecnología y Educación

Sci-Fi Flora
Lograr que alguien se interese por lo que no le interesa es una tarea difícil. Lograr que se deje de interesar por lo que le interesa puede ser imposible, si le interesa de verdad. Cuando se nos mete entre ceja y ceja o dentro del corazón, se convierte en parte de nosotros, o en algo que nos define. Como esto último me sucede con al ciencia ficción, creo que sería bueno que lo proyectara a una dimensión más social, por ejemplo, como conducir el interés de un estudiante hacia la ciencia.

Por ello, adjunto a este artículo la actividad educativa “El cuento de ciencia-ficción”

  FICHA Ciencia Ficción (99,5 KiB, 22.405 hits)

que tiene los siguientes objetivos:

  • Identificar las características del cuento de ciencia ficción
  • Imaginar temas y personajes para un cuento de ciencia ficción
  • Organizar el cuento según el esquema: inicio, nudo, desenlace
  • Evaluar los aspectos formales del cuento de ciencia ficción

En lo siguiente, reflexiono desde mi punto de vista, en lo que diferencia la ciencia y la tecnología, y cómo la ciencia-ficción incrementa o expande o motiva nuestra visión de la ciencia.

Generalmente, los estudiantes están en contacto con la tecnología, no con la ciencia. La tecnología está en cada espacio que vivimos, empezando con … lo que usted piense, incluso en las zonas más alejadas. Toda sociedad posee su “tecnología”, entendida como la manera de optimizar los procesos de la vida cotidiana para mejorar la calidad de vida (de alguien, claro, porque mejorar el armamento desmejora la vida del enemigo). Incluso la brujería o magia o chamanismo puede ser entendida como tecnología, en la medida que convierte la vida dura en una vida llevadera. Sé que esto es discutible, pero me permite enfatizar la idea de que la tecnología es una manera de ser que toma la vida como una sucesión de “posible mejoras”, de “esto se puede hacer mejor si aplicamos esto o esto otro”. Nos sale nuestro lado “tecnológico” cuando nos ponemos a arreglar nuestro cuarto o agregarle diversos aditamentos a nuestra vida diaria, cuando hace bricolage.

La ciencia es otro asunto. La ciencia termina exigiendo que todo encaje y quede claro. No importa vivir mejor, sino vivir con razón. Aquí me acuerdo una frase de Asimov, un príncipe de la ciencia ficción, que dice así: “un robot es lógico, pero no razona”. El científico explica, aunque la explicación no sea lógica. Como la mecánica cuántica, que da un orden al universo, un orden que se nos antoja un caos o una locura. Parte de principios y de criterios de verificación, de programas de investigación y de paradigmas de explicación. Intenta mostrar el orden, aunque no sea vea o nadie más lo vea.

El tecnológo vive en el salto de la necesidad sentida a la necesidad satisfecha, en la eterna insatisfacción de la perfección. El científico vive en la perpetua ansiedad de la contraprueba agazapada, del descubrimiento inconcluso de la realidad, en el “casi lo tengo”, en la eterna sospecha.

La ciencia muchas veces se vuelve palpable para nosotros a través de la tecnología, pero la tecnología no deja percibir esa sensación de sospecha que la ciencia engendra. Es la sensación de que la realidad es así, aunque no lo veamos así. O de que parece ser así, pero no lo es. La tecnología nos da los productos de la ciencia pero no su afán, su proceso, su vivencia. Eso lo consigue la ciencia-ficción: la narración del mundo como si la ciencia fuera real (que no lo es, aunque la tecnología lo ponga así). La ciencia, como la religión o la política o la tecnología, es un intento humano para ser parte del mundo1.


La foto es Attribution-NonCommercial-ShareAlike License by RobertFrancis

Eres bienvenido a compartir...
  1. Aunque es tema de otra reflexión, se me ocurre que la ciencia lo comprende, la religión lo trasciende, la política lo gobierna, la tecnología lo adecúa a nuestros deseos, el arte lo trasmuta []

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>