Los temas del blog

Meme sobre portales educativos

Con motivo de un meme que empezó en el blog de Ramón Castro, se me recrudeció cierto problema tipo “huevo o gallina” (hay noticia científica sobre esto y hay foros dedicados a ello, ¡diablos!), es decir, un problema sobre si un objeto es, principalmente, A o B, aunque en segundo término sea A o B, por ejemplo: los genios científicos ¿son primero genios o primero científicos?, o el aprendizaje basado en problemas ¿son problemas que aprovechamos en educación o es un aprendizaje que se busca problemas? (éste es broma, creo).

En el caso que me ocupa la sesera, el meme es esta serie de preguntas que quiero responder:

1.- ¿Qué secciones incluir en un Portal Educativo Institucional?
2.- ¿Qué tipo de contenidos tendrían estas secciones?
3.- ¿Plantearías el Portal como un conjunto de módulos aislados o que permitiera la comunicación entre los colectivos que protagonizamos el proceso educativo (docentes, instituciones, orientación, pas, familias, …)?
4.- ¿En qué modelo de software debería estar basado el Portal y sus contenidos? ¿Pensáis que es importante el concepto que subyace tras la idea de software libre?
5.- ¿Qué actividades paralelas deberían organizarse para consolidar el uso del Portal Educativo?

Pero antes debo decidir si el portal es una expresión de una institución educativa o es un espacio educativo de una institución, o, dicho de otro modo, principalmente es “institucional” o es “educativo”. Si se da lo primero, y lo importante es el modo de existir de la institución, las secciones se articulan sobre sus actividades, algunas de las cuales no son educativas, por ejemplo, reuniones para decidir proyectos, financiamientos, membresías, etc. En cambio, si lo que prima es la educación, el portal está hecho para que la gente aprenda (muy distinto al institucional, donde la gente se entera y gestiona). Y si está hecho para que la gente aprenda, es el proceso de enseñanza-aprendizaje el que reclama sus secciones en función de las características y necesidades de los que aprenden, por ejemplo, niveles y áreas curriculares, estrategias de aprendizaje, etc.

Lo educativo implica segmentar la oferta del portal según el tipo de actor educativo: estudiante, docente, otros participantes (pueden ser los padres, los directivos, los expertos, en la medida que sea necesario o tengan actividades específicas e influyentes en el aprendizaje). Más que nombrar un conjunto de secciones necesarias, lo importante es identificar las características diferenciadoras de actividades, por ejemplo, deben existir espacios donde primer lo informativo, otros donde prime la comunicación y la colaboración, por otro lado, existirán espacios donde se ofrezcan contenidos y otros espacios donde se genere estos contenidos educativos, en la medida que los agentes educativos buscan recursos o proponen los recursos que han desarrollado para sus tareas. Asismismo, se generarán espacios donde se ataque el proceso de aprendizaje directamente, por ejemplo, zona de juegos educativos, en otros, se propondrán actividades que lo apoyen, según el tipo de agente educativo, por ejemplo, cursos de actualización para docentes, o zona donde los estudiantes conversen sobre temas de su curiosidad (la cultura en formación, digamos).

Realmente la división entre secciones no es un asunto de contenidos, sino de procesos y agentes, entonces, y la distinción entre procesos íntimos del aprendizaje, y procesos de apoyo. La participación de los agentes educativos en las secciones depende de su aporte y no de un interés del que genera el portal. Es decir, la estructura funcional del portal depende del análisis que se haga de los procesos educativos específicos. Se hará necesario establecer áreas privadas (que requieran un registro previo) en la medida que las actividades se restrinjan a grupos específicos, como cursos, tareas, reuniones, etc. Por ejemplo, la creación de materiales educativos en línea no debería ser una actividad restringida en principio, pero si esta creación supone un proceso donde existen versiones de prueba previas y depende de la interacción de un grupo específico de docentes y estudiantes, entonces, ese proceso requerirá de un área pública y otra privada, lo cual podría entenderse como “módulos aislados”, aunque no sean “islas” sino “campos de acción delimitados” más bien.

“Modelo de software” no es muy claro. Creo que el software libre implica, como actividad social, una filosofía que se debe destacar, como escribí en un post anterior (”Define software libre“):

“Es preferible usar software libre no sólo porque no cuesta, sino porque usted estará estimulando a los demás a tener valores clave en la sociedad, como generosidad, transparencia, curiosidad, y capacidades como pensamiento creativo (creamos sobre lo que otros crean), pensamiento crítico (sólo analizamos lo que podemos observar bien), resolución de problemas (el software es una solución a un problema, ¿no?), que son capacidades fundamentales.”


El portal debería ser una construcción realmente participativa, es decir, la expresión en conjunto de TODOS (como propuesta) en la institución educativa (la escuela, el instituto, la universidad) y debe promover el uso del software no sólo en línea sino también en la vida particular de cada integrante. Si esto sucede, entonces tiene sentido que se use software libre, porque se convierte en una actitud. Pero si la institución que genera el portal, lo genera como un instrumento y no como un ingrediente de su cultura organizacional, no es muy relevante la elección de algún modelo de software.

Y si el portal es esa construcción participativa de los miembros de una institución educativa, entonces no existen actividades paralelas para consolidar dicho portal, porque el portal sería parte de sus actividades. Es decir, si organizo un seminario, siempre pensaré hacer una contrapartida en el portal, si organizo una reunión con los padres de familia, también la convoco con el portal y en él expongo los resultados. Lo que se llama convergencia de medios, que debe darse aquí, no es sino una forma de hablar de la realidad social como un todo. Así como aún existe la separación entre alfabetos letrados y gente de la oralidad (bandos de los modos de comunicación que se prolongan en la educación, el gobierno, el comercio, el trabajo), existe la separación entre este medio “nuevo” y los otros. Supongo que sería bueno vivirlos como “recursos paralelos” de mi necesidad de expresión y así unificar mi mundo, tu mundo, nuestro mundo.

Eres bienvenido a compartir...

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>