Los temas del blog

Aprender con las TIC

Quizá sea muy quisquilloso, pero creo que la forma de decir algo revela lo que realmente sentimos. La selección y el orden de las palabras trasluce, sin quererlo muchas veces, lo que es nuestra actitud y nuestro punto de vista. Por ejemplo, no es lo mismo “compro que me gusta” que “me gusta comprar comida”, o igual de diferentes son “busco libros para leerlos” y “leo y por eso busco libros”, ¿no le parece? ¿No? Supongo que es claro en el primer caso, pero en el segundo… en el segundo sucede que “busco libros para leerlos” me conformaría con encontrar libros legibles, en el segundo podría conformarme con… revistas o sitios web legibles, o tan legibles como para leerlos. Lo que quiero destacar es que la forma de decir nos conduce a aceptar consecuencias distintas, porque en el fondo no es lo mismo… para mí, y por eso lo he dicho diferente.

Lo mismo pasa con estas dos frases: “uso las TIC para aprender” y “aprendo con las TIC”.

Las personas del primer grupo se podrán satisfacer con encontrarle usos educativos a las TIC que vayan asimilando, es decir, las TIC que les acomoden y sean más fáciles serán escarbadas y registradas para darles un uso educativo. Preferirán usar los procesadores de texto y las presentaciones de diapositiva, porque los tienen a la mano y se pueden adaptar. Así como yo puedo adaptar mi mesa de comedor como escritorio (y lo he hecho, pero es muy incómodo, aunque funciona). Es decir, que si usted prefiere de corazón esta frase entonces puede ser que les gusten más las TIC que aprender, o que su prioridad en este momento sea conocer muchas TIC…

Las personas del segundo grupo buscan, ante todo, aprender, y han encontrado que, EN ALGUNAS SITUACIONES, aprender con TIC puede ser mejor que aprender sin ellas. Es decir, según la situación o las capacidades a lograr, es útil contar con ellas. O, dicho de otro modo -si es posible-, las TIC no son una herramienta permanente de aprendizaje. Es como la diferencia entre “querer leer” y “querer un libro”: en el primer caso, la lectura es lo que busco, en el segundo, busco experimentar un libro, lo que es una forma específica de lectura.

Ciertamente, ni las primera ni las segundas son personas mejores o peores porque sean así. Sólo que si quiero “educación” debo ser claro en diferenciar mis prioridades. Probablemente, el primer contacto con las TIC genere en las personas innovativas un deseo por seguir anhelando las TIC, debido a que cambian todo el entorno cultural, comunicativo, experiencial, de la persona. Producen una especie de adicción o de euforia. Ante esta euforia pueden suceder dos (o más, pero empiezo con dos) situaciones: consigo mejorar el aprendizaje con las TIC que elegí o me cuesta mucho hacerlo. Y si la persona se guía por los resultados, por las experiencias conseguidas, la primera opción me lleva a continuar el camino-TIC, la segunda opción me lleva a denigrarlo, a tildarlo de inútil, a decir que mejor era seguir lo de antes. Entonces, ¿no sería mejor empezar a pensar que las TIC ayudan sólo en ciertos casos?

Hay un peligro en dejar las “cosas” entre-líneas o dejar los supuestos en su subterráneo. Si la educación busca que la persona se descubra, se encuentre, desarrolle su potencial, entonces, dejar que las TIC sean la primera intención del educador es dejar que el taladro encuentre el lugar donde excavar. No es fácil deslindarnos en esto. Toda la cultura actual nos alienta a disfrutar de la tecnología y a consumirla. Y a olvidarnos del lenguaje. Encontré esta cita en un blog, “Enseñar :: TIC“, un blog de mucho interés pedagógico, por las variadas actividades que expone:

¿Hay un exceso de herramientas disponibles y de maestros de la web2.0 que hacen combinaciones imposibles de todas ellas? ¿Estamos haciendo de lo fácil algo complicado?, ¿algo sólo al alcance de los expertos?

Me queda el consuelo de los cursos y encuentros sobre la web-2.0 que florecen por todos lados. Y la duda de si esos cursos se limitarán a enumerar las herramientas, al estilo de esos tan inútiles que hasta ahora hemos padecido sobre MS-Word/OO-Writer, Excel/OO-Calc , Gnome/Windows …” [¿Estamos convirtiendo lo fácil en complicado?]

Ciertamente, aprender no es manejar software. Estoy de acuerdo con el autor. Y el subtítulo de su blog es: “Buscando cómo usar las TIC para aprender”, ¿no sería más estimulante decir: “buscando aprender con la ayuda de las TIC”?

Y acabo, espero. Aquí la medida del pensamiento son las consecuencias, no sólo los resultados. Por eso miro otro blog, donde se espera sacar provecho de las TIC, “El pizarrón virtual”, que es, por muchos motivos, otro blog educativo excelente. En él encuentro este mensaje:

“No sé en otros lados del orbe, pero aquí, en México, cuando uno va por un “curso de computación”, le sientan a uno frente al ordenador o computadora, le enseñan cómo encender y apagar el artefacto y, pasan de allí a enseñarnos a trabajar con un procesador de textos, luego una hoja de cálculo y un creador de presentaciones multimedia. Esto se llama paquetería básica, y puede apellidarse microsoft, open office (por favor, alguien déjeme un comentario con el resto de los apellidos) Lo más conocido para el usuario “estándar” es la paquetería de microsoft. Bien, pues partamos de allí. Aquí, unas ideas de lo que puede hacerse con estas herramientas sencillas. Y creo que es mucho más que las prestaciones normales que podemos suponer: Hacer un listado, promediar calificaciones, dar una simple clase. (…)” [Paquetería básica y TIC’s [nota]]


Son las TIC disponibles y la necesidad de sacarles el jugo. Lo cual es equivalente a comprar lo que me venda el supermercado más cercano, aunque no sea lo que necesito exactamente. No es más fácil para el profesor hacer “sesiones de aprendizaje” con el procesador de texto, solo porque eso es lo que tiene a la mano. Y es lo que ¿tiene? que aprender. Es un error. Como el de quedarse viendo el primer canal de televisión que encontremos. Tan importante (o más) que el uso y la adaptación de lo que tenemos a mano, es la búsqueda o la construcción de lo que necesitamos. Si no buscamos el software que necesitamos, y adaptamos el que tenemos, las consecuencias no sólo son perder tiempo sino también habituarnos a no investigar. A eso es lo que llamo mirar las consecuencias y no sólo los resultados.

Esta nota se ha puesto larga. Supongo que pensar en el uso del lenguaje me ha hecho pensar. No es un mal resultado. Es una buena consecuencia, espero.

————————-
[nota] He leído “TICS” y “TIC’s” como si fueran palabras. TIC es un acrónimo, como ONU o EUA, y no tiene plural. Sucede, es un cambio, ¿es bueno por eso? De nuevo pensar en TIC como palabra es olvidar lo que significa. Además, es imposible pluralizarla, porque significa “Tecnologías de la información y la comunicación”, ¿puedo pluralizar un plural? ¿será que TICS significa “tecnologías de las informaciones y las comunicaciones? No lo creo. Pero creo que en esto tengo las de perder. Como dicen, no siempre se puede ganar, pero moriré en mi ley. Vale.

Eres bienvenido a compartir...

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>