Los temas del blog

Pensar tecnológicamente

mosaicoVivimos de forma distinta y experimentamos la vida distinto. Algunos viven buscando la belleza, otros la emoción, algunos la exactitud, muchos la alegría. No son valores, creo, son criterios a los que se ajustan las experiencias. Mejor si doy un ejemplo. Entro a una tienda, andaba dando vueltas, sin saber qué hacer. Miro los anaqueles, cojo una barra de chocolate. Veo al costado otra. Si me imagino sentado frente al televisor, regustando la barra, y escojo porque una dura más que la otra, mi elección depende de la duración de una experiencia placentera. Si la escojo porque recuerdo que un amigo la comía y yo envidiaba eso, la elección depende de mi “ello”. Si la escojo porque esta tiene menos calorías que la otra, pienso en los efectos de lo que como y no de lo que como, aunque me quiera dar un gusto. O bien, si escojo porque la envoltura es “cool”, me guiaré por criterios estéticos.

Lo que me estimula en el nivel de los sentidos, puede ser traspuesto en el nivel del pensamiento. Tengo pensamiento religioso cuando busco que las experiencias impliquen trascendencia y “misterio”, pensamiento artístico cuando busco que mis experiencias trasunten algún tipo de armonía y sean “recordables”, pensamiento científico cuando las experiencias se juzgan por la exactitud y la correspondencia con lo que califico como “hechos”. Creo que cada forma de pensamiento se caracteriza por orientar las experiencias según ciertos criterios específicos. Esto suena como la teoría de las inteligencias múltiples de Gardner, suena. Sólo que esta teoría describe formas distintas de “dominar” o “controlar” o “conocer” lo que experimento, en cambio, aquí me interesa las formas distintas de “experimentar” lo que vivo, es decir, no es cómo ordeno mis experiencias sino cómo encuentro un orden en mis experiencias. En otras palabras, no es cómo lo hago sino cómo hago conciente lo que hago. Podría decir que describo cómo cada tipo de pensamiento evalúa la realidad, mientras que lo de Gardner tal vez sea cómo cada inteligencia actúa sobre ella.

Espero no haberme perdido, ni haberlo perdido a usted, amigo lector, y más amigo mío si me ha seguido hasta aquí, lo que agradezco. Entonces, a rizar el rizo, sigo pues.

quí entro en un asunto de “común acuerdo” y “definiciones útiles”. Para mí, la conciencia es el proceso evaluativo permanente (aunque interrumpido por otros procesos) de la persona. La evaluación es lo que nos hace “seres pensantes”. Actuar sin evaluar o nunca evaluar lo que se hace conduce a las “Horcas Caudinas” o “la derrota de Cannas”, es decir, decir “no sé lo que hacía”. Ahora bien, la evaluación constante no necesariamente está claramente separada de la acción, muchas acciones incluyen su propia evaluación, por esquema social o experiencia personal, como cuándo me sonrojo porque ella me miró (es que soy tímido).

Aquí me dirá usted, y con razón, querido amigo, ¿y para cuándo eso de “pensar tecnológicamente”? Está bien, aquí va.

dentro de la tecnología

La tecnología optimiza los procesos. Busca lo óptimo, es decir, la convergencia de lo eficiente (el mejor empleo de recursos, por ejemplo) con lo eficaz (obtengo lo que quiero, tengo resultados tangibles). Cuando experimento el mundo a través de la mirada de la eficiencia y la eficacia, estoy pensando tecnológicamente. Por ejemplo, si después de 32 enamoramientos, con una duración media de 4.5 meses por cada uno, he contabilizado que el número de besos está en incremento inversamente proporcional a la duración de cada uno, estoy viendo mis relaciones amorosas bajo la óptica de la eficiencia. Pero si establezco que un resultado deseable es algo más que besos, y que ese resultado se ha logrado en forma directamente proporcional a la duración de la relación, estoy aplicando un criterio de eficacia. Ciertamente, he partido de que los resultados tangibles son besos y algo más que besos, esos son mis indicadores. Aquí no convergen la eficiencia y la eficacia. Pero sí estoy pensando tecnológicamente. Aunque no creo que sea recomendable en este caso, de verdad. Puse el ejemplo para que se vea que se puede pensar tecnológicamente de todo, pero no siempre es bueno.

Entonces… pensar tecnológicamente no requiere de aparatos, antes bien, los aparatos requieren del pensar tecnológico (aunque puedo hacer aparatos sin pensar así, no son muy útiles como medios de control de la realidad). Es importante ver que cualquier proceso o situación de la vida puede ser pensada tecnológicamente, para que se vea que el aprendizaje de este pensar tecnológico implica, antes que uso de computadoras, observar cómo hago las cosas. Es decir, donde cobra vida el pensar tecnológico es en los procedimientos. Ahí es el cogollo de dicho pensar. Cuando los procedimientos son importantes, el pensar tecnológico florece. No creo que puedan aplicarse la eficiencia y la eficacia a la relación con dios, me sorprendería que evaluara mis distintos tipos de rituales religiosos en función de los recursos que consumen y de los resultados tangibles (justamente esos no son los resultados que busco con los rituales religiosos).

abre la puertaLa didáctica del pensar tecnológico debe incluir la forma de medir la eficiencia y la eficacia de los procedimientos. Es decir, cómo recibir “retroalimentación” mientras se desarrolla el procedimiento y se efectúa el proceso. Con la tecnología moderna eso se da a través de las “interfaces”, es decir, los elementos del aparato que me permiten enterarme cómo va el proceso (por ejemplo, el reloj de arena o los sonidos del correo) y los que me permiten ejercer control del proceso (los botones, los íconos que puedo presionar, el dial de la radio, el timón del auto, etc). La capacidad de “interpretar” las interfaces es un eje del pensar tecnológico. Y puede enseñarse sin aparatos. Por ejemplo, a través de juegos de gestos y mímicas, donde se establece un objetivo a lograr y se asignan acciones a cada gesto y mímica.

Querido lector, ¿llegó aquí? ¿Cómo me entero? Ah, eso es algo que debo dejar al pensamiento religioso, a menos que haga un comentario. En todo caso, si le es útil esto sonará una campana en mi corazón. Y si lo emplea, habré ganado mis alas.


AtribuciónCompartir bajo la misma licencia Algunos derechos reservados por Unhindered by Talent

AtribuciónNo comercialCompartir bajo la misma licencia Algunos derechos reservados por Miguel Ariel Contreras Drake-McLaughlin

AtribuciónNo comercial Algunos derechos reservados por rocor

Eres bienvenido a compartir...

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>