Los temas del blog

Las TICS no existen

¿Cierto? Los tics (en minúscula, claro) empiezan a aparecer en mi cara. Pero es verdad. ¿Qué dice la gente que son las TICS? Esos servicios, esos aparatos, esos telemáticos, internéticos, psicóticos. Ah, se refieren a las TIC. ¿Cómo? Las TIC, T I C. Usted es raro, ¿cómo que no son varias esas tecnologías? ¿Cuáles tecnologías – retruco yo-? Las tecnologíaSSSS de información y de comunicación, TICSSSS, pues. No, señor, no son TICS, son TIC no más. ¿O nosotros decimos los EUS (los EstadoSSS UnidoSSS que son bastantes) o las NUSSSS (las NacioneSSS UnidaSSS, que son más, pero pesan menos, digo yo). No se pluraliza un acrónimo, sentencio yo, con la perfidia del exquisito. Ah, usted dirá todos los anónimos que quiera, doctorcito, pero las TICS son las TICS. Yo las conozco de hace tiempo y todos las llamamos así. TIIICCCCSSSS, escuche bien y muérase de la cólera o de la envidia.

Pero no. Me siento como el que tiene razón y está solo en el mundo. ¿No suena mal decir “TICS” o yo soy un insensible patán? Puede ser que lo sea, pero las TICS no existen.

En fin, tal vez sea un asunto evolutivo, y agregarle al acrónimo TIC una colita plural es una costumbre nuestra, casi como un instinto lingüístico, como una navaja que salta desde el fondo de las neuronas. Podría morir linchado por la multitud, ridículamente muerto gritando ¡TIC, TIC, TIC! y alguien dirá, cómo no, TAC. Es poco lo que puedo hacer.

Las pobres TIC o las ricas TICS (sic): casi parece una telenovela. La “ese” agregada le da un aire de totalidad que la simple TIC no tiene. Se parece a su primo, el CD-ROM. Aunque no he oído que digan: los CDROMS (cederoms, o, para mejor caletre, los “cidirums”). ¿Será la modernidad y yo me he quedado en el microcosmos de la impotencia?

Supongo que analizo demasiado. No es bueno, ya me lo dijo mi doctor, no el médico, sino el abogado: “no mires la letra chiquita, igual no la puedes borrar”. Me cuida de la presión emotiva, mi amigo abogado. No te compliques la vida con peleas sin futuro, me dijo. Como esta de las TIC contra las TICS. No vas a ganar. Nadie te va a hacer caso. Serás un ejemplo de la inutilidad de la razón crítica.

Supongo que tiene razón (sic). Yo sé que las TICS no existen, como no existe una tarifa para acelerar los trámites en las oficinas burocráticas estatales, como no existe una industria pirática, como no existen pobres en los Estados Unidos. Las TICS es un mundo paralelo que sólo existe porque algunos informales, rebeldes o desalmados han decidido no hacer caso a “las formas correctas de enunciar acrónimos”. Y compran y venden TICS de manera tan desfachatada.

¿Será que yo no existo, si las TICS existen? Se me hace filosófico el asunto. Dudo de mí. Tal vez yo sólo sea un programa poco flexible (me susurra la Matrix) que quisquillosea maniqueísticamente. ¿Será que estoy viviendo un mundo que no existe? ¿Seré demasiado formal? ¿demasiado ingenuo? ¿será que vivo, literalmente, “al pie de la letra”? ¿será que las TICS han construido el mundo y yo soy un remanente de una hecatombre libresca?

Esto me agota. Hablen los demás como quieran, hable yo como quiera, hagamos un trato: sean las TICS el mar, sean las TIC una isla para mí. Y no se diga más. O sólo “las TICS no existen… en este mundo que llaman la Biblioteca, mi isla, mi memoria, mi paz (mental)”.

Eres bienvenido a compartir...

Deja un comentario

Puede utilizar estas etiquetas HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>