Los temas del blog

Mandamientos del burócrata conciente

Trabajo en un ministerio. Lo hago por necesidad, claro. Necesidad de cambiar algo en mi patria. En términos exactos, soy un burócrata, porque trabajo en un escritorio y en una oficina. Si estuviera en el siglo antepasado, también hubiese dicho que hago un trabajo virtual, porque lo que produzco no son accciones directas en la vida de las personas o un efecto directo en sus mentes. Son documentos, ideas, conversaciones, en forma de normativas, memorandos, oficios, cartas. Parece que viviera en un mundo que no es el mundo cotidiano de la mayoría de mis conciudadanos, aunque una parte no muy grande vive un buen tiempo en sus oficinas. Algunos dirán que el trabajo no es parte de la vida. Otros dirán que no hay vida fuera del trabajo. Sea como sea, en mi caso, mi vida se da entre esos momentos virtuales. Pocos son los gozosos momentos en que puedo ver el efecto (positivo o negativo) de lo que realizo. Espero con emoción que sea positivo.

Esta reflexión no ha venido de la nada. Leí hoy, que publico esto, un “post” de Francisco Canaza, en su blog “Apuntes Peruanos”, un “post” titulado “El Estado en la Red – 2006“, que, por muchos motivos, es excelente. Realmente me conmovió, por las repercusiones y consecuencias de las muchas ideas y sugerencias que propone. Y, como efecto de esta lectura, sin pensarlo mucho, escribí un comentario, en el que he descubierto cómo he aprendido a vivir en mi medio de trabajo, cómo he aprendido a encontrarle sentido a una tarea que muchos califican de “absurda, inútil, aburrida”. Ser un burócrata es un estado negativo para muchos. Hasta es una mala palabra (como muchos sienten la palabra “político”). Pero, a menos que una sociedad viva en la anarquía perfecta (el estado ideal para mí, es decir, una sociedad en la que todos hacemos lo que debemos Y queremos hacer, sin necesidad de coacciones), el Estado necesita existir, y existe a través de personas que lo representan y lo hacen posible, los “servidores públicos”, en otras palabras, los “burócratas”.

Ah, ésta es la parte de mi comentario en la que incluyo los mandamientos del título:

“(…) Lo que dices sobre “la internet arregla todo” o “con un web ya he hecho e-goverment” lo escucho como lluvia en todo el gobierno, claro que escondiéndolo en palabras técnicas sin relación con la realidad, sino sólo en el deseo de hacer perdurar una idea (eso que llaman “onanismo mental”). Como si sólo existiera la e-realidad o el e-goverment o el e-activismo. De leer lo que escribiste se me ocurrieron unos “mandamientos” del burócrata conciente = trabaja para el Estado y quiere cambiar el mundo.

  1. El primer mandamiento: conoce lo que quieres cambiar.
  2. El segundo mandamiento: actúa EN el mundo (sal de vez en cuando).
  3. El tercer mandamiento: no hagas nada que no se necesite (no es tu plata la que gastas).
  4. El cuarto mandamiento: habla con la gente que hace, no con los que administran el local -por ejemplo, los políticos- (no importa lo que digan, hay que hacer lo que hay que hacer).
  5. El quinto mandamiento: trabaja más allá de las leyes pero no de espaldas a ellas (puedes recibir un tajo cuando menos lo esperes).
  6. El sexto mandamiento: puedes andar en grupo, pero que te distingan de los otros (¡no sé qué hace allí!).
  7. El séptimo mandamiento: si descansas, deja corriendo a tu agregador de feeds (aquí me puse “geek”, quise decir: descansar es otra oportunidad para pensar sin darte cuenta).
  8. El octavo mandamiento: no cuentes con tu jefe, a menos que compruebes que es honesto (¿cómo comprobarlo?: por ejemplo, se siente bien cuando puede faltar a la fiesta de SU jefe)
  9. El noveno mandamiento: siempre hay algo que puedas hacer para mejorar lo que has hecho o lo que otro ha hecho (pero no te dediques a eso): busca otras formas de servir.
  10. EL décimo mandamiento: guarda los nueve anteriores en un lugar donde no lo vean quienes no los cumplen (de éste depende tu salud mental).

Si cumples estos mandamientos, no serás rico, ni serás el más atractivo, ni estarás sano, ni tendrás acceso al cumplimiento de todos tus deseos, pero te sentirás bien y harás lo mejor por tu país, ¿no es eso suficiente?

Disculpa la extensión del comentario, pero tu artículo es realmente sugerente. O sea, tú tienes la culpa, aunque yo sea responsable.”

Eres bienvenido a compartir...

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>