Los temas del blog

Proyecto para igualdad en la educación

Se ha dado publicidad a un proyecto de ley, presentado en el Congreso de la República del Perú, que versa sobre la necesidad de precisar los alcances de la gratuidad de la educación (descarga aquí), en el nivel superior. Se propone que los estudiantes ‘que provengan de colegios particulares’, deben pagar su educación superior en las universidades públicas, en el supuesto que:

Cita1

En teoría, suena bien, suena como una reivindicación justa, como una compensación de los ricos para los pobres. Con toda buena intención. Está sustentada en una interpretación del artículo 17º de la Constitución Nacional, que cito aquí:

Cita2

… donde las cursivas, que así aparecen en el proyecto, destacan la base del argumento. Ahora, antes que dejarme llevar por la marea de las opiniones, quiero pensar sobre el proyecto.

Primero, ¿cuál es la consecuencia real de la aplicación de esta medida? Podemos observarlo en los estudiantes que opinaban hoy en los canales de televisión: aquellos que eran afectados se oponían, aquellos que no lo eran daban su beneplácito. Al parecer, se generaría una forma más de discriminación: en un ambiente social ya de por sí con aire sofocante, dentro del espacio dominado por jóvenes provenientes de capas sociales con menor desarrollo socio-ecónomico, se diferenciaría de manera evidente aquellos que tienen recursos algo mayores. Se argumenta que los porcentajes alrededor del tercio de la población estudiantil universitaria cuentan con recursos suficientes para seguir pagando lo que antes pagaban y ayudar a solventar la penuria de las universidades. Es decir, se replicaría al interior de las universidades la estructura socio-ecónomica del país. Parece ser realista. Tenemos dos interpretaciones del mismo hecho: la discriminación y el realismo.

¿Qué pasará si se aplica? Los estudiantes de mayores recursos que van a las universidades públicas no son aquellos que pueden costearse una universidad particular, es decir, no provienen de las capas altas de la sociedad, digamos. Son aquellos que provienen del ahorro familiar orientado a la educación como un medio de mejora de calidad de vida. No están tan lejos de los demás, no viven en un mundo muy diferente. ¿Cómo lo sé? No lo sé, lo infiero. ¿De qué? De la diferencia evidente entre una universidad particular de costo bajo (que aún así tiene mejor equipamiento, mejores medios, mejor administración por la necesidad de cierta ganancia) y una universidad nacional. Si tuvieran el dinero que requiero para matricularme en una universidad particular (no de las más caras sino las que tengo a mi alcance), lo harían, con preferencia. Pero no lo hacen. Y esto es más claro, porque los exámenes de admisión no son exámenes de selección. Es decir, no discriminan nivel de entrada. Por otro lado, muchos estudiantes de talento no logran alcanzar becas o escalas de paga mínimas en universidades de pago. ¿Dónde van? A las universidades estatales. Entonces, creo que con el proyecto de ley simplemente estamos “sacando plata” de donde no debemos sacar plata: presionando al sector de los pobres que tiene aspiraciones y genera su ahorro para educarse.

Ciertamente, no puedo probar lo que digo, pero el proyecto tampoco lo hace y su fundamento es más bien escaso. No hace análisis sociológico, no proyecta efectos en la población estudiantil, no supone una migración hacia afuera, a universidades de países vecinos, como una solución posible para muchas familias. Al no considerar una serie de aspectos, me parece muy riesgoso el que sea aprobado tal cual. Me parece una solución simplista, sin profundidad.

Miremos bien el artículo 17º. Son dos las circunstancias para que el Estado no garantice la gratuidad educativa. El bajo rendimiento y el contar con los medios económicos suficientes. Y, ciertamente, el rendimiento estudiantil tampoco está mucho mejor que el escolar. Las universidades no cuentan con suficientes estudiantes de nivel adecuado, sea de donde sea que provengan. Eso es lo que hay que asegurar, antes que discriminar entre iguales. Especulo, supongo, imagino: le propongo un experimento mental: tomemos un examen hoy mismo a todos los universitarios del Perú, ¿cuántos tendrían el nivel mínimo para asegurarse su continuidad debido a su rendimiento? ¿eso significaría proponer un proyecto de ley para eliminarlos del sistema? ¿o un proyecto de ley para darles un tiempito para que se “nivelen”? El asunto real es que el Estado debe asegurar la educación a todos y DE TAL MANERA QUE todos obtengan un nivel mínimo de rendimiento y que nadie deje de tener las oportunidades de educación. El proyecto de ley propuesto no toma en cuenta que en el artículo no se intenta decir quienes NO tienen derecho a la educación gratuita, sino sólo se refiere a quienes merecen tener la educación gratuita: los que tengan rendimiento suficiente Y no tengan medios económicos. De lo cual no se deduce que el artículo manda que se deba excluir de dicha educación al resto. Me parece. Pero se ve claramente que el proyecto divide lo que la Constitución une: propone como excepciones de la gratuidad lo que es la negación de las condiciones para merecerla. ¿no es curioso que haya una mala lectura del texto?

Después de este examen, llego a una conclusión: es un proyecto insuficiente. Es importante contar con medios económicos y es importante tener justicia social, pero hay que ser objetivos y realizar un análisis más detallado de la realidad nacional. No me opongo, en principio, a cobrar algo a las familias de estudiantes que tengan un diferencial socio-económico, lo peligroso es hacerlo solo porque parece justo. Y no es poca cosa dejar los criterios para después, como afirmó la proponente del proyecto, porque no poca cosa generar una separación de clases al interior de una institución educativa para tener más recursos. Es preferible buscarlos en otro lado, es preferible definir que no es solo la posición económica la que determine el pago: estaríamos poniendo en el mismo saco a quienes se ajustan los cinturones para educarse mejor y a quienes no quieren pagar mucho para obtener un título universitario. Eso no sería justo.

Eres bienvenido a compartir...

Deja un comentario

Puede utilizar estas etiquetas HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>