Los temas del blog

UNA VISIÓN PERSONAL

voici couler l'ennui salé du beurre blancVoy a partir de una visión personal de mi realidad, que vivo con ustedes, visión con la que podemos tener coincidencias o no. Evidentemente, ésta es una forma de ver, parcial aunque con ansias de explicarlo todo. Probablemente sea poco rigurosa y pido que se tome como una visión antes que como un análisis científico, más como un intento de sistematizar una percepción caótica y en muchos casos asfixiante.

Nos quejamos de los programas televisivos de calidad y eticidad más que dudosa, nos quejamos del bajísimo nivel de comprensión lectora y el poco interés por la lectura, nos quejamos de la falta de profesionalismo en muchos ámbitos de la vida cotidiana, nos quejamos de la inseguridad en las calles y del maltrato continuo al más débil o al distinto, nos quejamos con razón de todo ello. Todos son síntomas de un status quo en el que estamos involucrados (responsables, culpables, reformadores, etc.) todos. Uno aquí dos problemas de distinta índole: la distorsión de los valores y la desigualdad social, una dualidad que veo en la raíz de todo lo anterior. En ambos, se conjugan la conveniencia y la desidia de cada persona a la par que la conveniencia y la influencia de grupos sociales beneficiados por todo ello. Creo que ambos son problemas éticos, parten de un círculo vicioso entre actitud personal y entorno social y se refuerzan mutuamente. Una parte de las personas y de los grupos sociales sumergidos en este círculo reaccionan para cambiarlo pero toda reacción es nuevamente asimilada y disuelta por la misma estructura de las relaciones existente. Y de allí solo puede nacer la desesperanza, que ingresa en ese círculo vicioso para alimentarlo. El querer resolver esto me hace recordar a la persona que quería saltar agarrándose las puntas de los pies para impulsarse hacia arriba, y lo que conseguía solo era caer al suelo repetidamente.

Creo que como parte del problema y en la raíz de esa dualidad se encuentra la limitación de pensar distinto. Hago aquí una aclaración: no entiendo como pensar simplemente el estar sentado en meditación. Para mí, todo pensamiento se hace y todo lo que se hace es un pensamiento. Si soy un artista en mi mente y no hago arte, no soy artista. Pero si lo soy realmente, es imposible que haga algo que no muestre mi arte, incluso si trabajo en el banco, en el puesto de hamburguesas, en la fotocopiadora o donde sea. Por lo tanto, si soy artista y hago una hamburguesa desde esa forma de ser, y mi jefe me ordena hacerla a la manera estándar, es una limitación de pensar distinto (exagero para poner de relieve hasta que punto este problema es común). Y en el Perú (donde siempre he vivido) tenemos miedo a pensar distinto en la mayoría de los contextos. Nos habitúan a pensar igual. Y ser distinto no es un valor sino un estigma.

Sheet MusicEs decir, es una mala palabra eso de la individualidad. La individualidad es un egoísmo, no contribuye a la comunidad, no es solidaria. Lo cual es terriblemente falso, por cierto. Y más en nuestro país, donde aceptar a la comunidad (tal como existe) es, en muchísimos casos, aceptar la discriminación, la desigualdad y el conformismo, el tipo de “comunidad” que predomina. No existe el contrapeso de la individualidad a los errores de la comunidad, cuando más bien, en mi opinión, la comunidad es el beneficio de la armonía de individuos plenamente realizados y mutuamente reconocidos. No es el juego del huevo y la gallina, ambos, individualidad y comunidad son la realización de una sociedad. Pero aquí ambos estamos mal. Es otra cara más del círculo vicioso.

En la medida que el problema es ético, ingresa un factor vivencial que es difícil de sopesar. En cierto sentido, es una elección. La situación en la que estamos es nuestra elección, pero no una elección realmente libre, generalemente una elección restringida a lo malo o lo peor. Lo más cruel es que es una decisión limitada, basada en pocos elementos de juicio, inconsciente de las consecuencias. Es más una apuesta, un tiro de dados en la que jugamos nuestra vida sin saber que así es. El cambio de este círculo vicioso creo que, al menos, debe contar con incrementar nuestra conciencia de las consecuencias. Aumentar el tamaño de nuestra memoria, por ejemplo, porque recordamos poco de nuestra historia, personal y social. Tampoco es frecuente pensar en por qué hicimos o hacemos, generalmente las decisiones se reducen a sopesar beneficios de corto plazo, pues, finalmente, podemos hacer lo mismo después, es decir, podemos vivir sopesando beneficios de corto plazo. Cómo nos es difícil visualizar o hacer concreto el conjunto de las consecuencias de nuestros actos, las elecciones son casi un estímulo-respuesta o un recuerdo nuboso de emociones negativas o positivas.

The MessEsta situación es conveniente para quienes se benefician de nuestras elecciones. La insatisfacción conduce al reclamo, al cambio, a la reacción. Entonces, es suficiente vivir en el nivel de la satisfacción. Como la mayoría de nosotros encuentra difícil imaginar las consecuencias de una manera suficientemente vivencial como para modificar nuestra elección vivencial de ahora, cualquier forma de reflexión es un obstáculo o un fastidio o una demora a la satisfacción. Mantenernos en esa situación es un buen objetivo de control.

Entonces, cualquier medio que permita imaginar consecuencias de manera viviencial e inmediata resulta peligroso para unos y extraño para otros, por ejemplo, leer o investigar, construir modelos de la realidad, visualizar realidades sociales y culturales distintas con herramientas para compararlas, etc. Así, ante las posibilidades disruptivas de la lectura y de las tecnologías de información y comunicación (TIC), se nos ofrecen lecturas superficiales, que reproducen situaciones satisfactorias con un mínimo de variación, y se nos vende unas tecnologías que solo difunden experiencias saturadas de sensaciones sin proponer los medios para discutirlas, compararlas, contrastarlas, es decir las TIC son solo “delivery” y no herramientas para pensar.

The CrumbIgnorar estas posibilidades genera deterioro y cansancio, promueve una erosión continua de la sociedad, que es lo que sentimos y expresamos con esas quejas con las que empecé esta reflexión. Las oportunidades se convierten en otros tantos barrotes.

Espero que no suceda más, pero hoy estoy cansado y desalentado. Optimista aún, pero a fuerza de mis decisiones de trasmutar las rémoras en otras formas. Yo hice mi elección hace tiempo y la veo hoy que se prolonga hacia adelante, en la creencia de que las tecnologías de las que hablo son esas oportunidades, y por eso he escrito esto.

Eres bienvenido a compartir...

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>