Los temas del blog

Estoy en Google+
      

Sígueme en facebook

En el Directorio de Blogs Planeta Perú

No lo sé

Este espacio es para el futuro...

Celulares en el aula

antigua clase foto

Abordaré el tema en dos partes: primero, preguntándome sobre la posibilidad de controlar esto y segundo, ofreciendo ideas sobre qué hacer en el aula con los celulares de diverso tipo.

Lo primero es darle la vuelta a la pregunta. ¿Se puede impedir el ingreso de celulares? Creo que no, a menos que dotemos a la escuela con escáneres o más guardias de seguridad (si los tuviese) o convertir los primeros minutos de clase en una sesión de revisión total, incluyendo ropa y mochilas o maletines. Es absurdo. Y es que el problema no son los celulares sino el vínculo entre estudiantes y docentes. El primer paso de una relación didáctica sana es crear el vínculo personal, la confianza. Si esto no se puede establecer, entonces, nos convertiremos en semilla de un estado policíaco.

Cuando se da confianza entre maestro y estudiante, hay un acuerdo tácito de respeto y de cuidado de la relación. El daño que se puede hacer con un celular, por ejemplo, la filmación de una situación y su posterior publicación, convenientemente editada para causar impacto, es resultado o síntoma de un problema, no el problema en sí.

¿Cómo se genera esa confianza? A través de un acercamiento progresivo, de un proceso de conocimiento mutuo. Es un asunto sobre el que propuse algunas ideas en la presentación siguiente:

Puestos ya en el riel, nos peguntamos si es útil emplearlos para actividades en el aula, si podemos aprovecharlos. Como muchos otros recursos, siempre podemos encontrar formas para hacerlo. La duda va por otro lado. Creo que va por el lado del abanico de interacciones que prometen y que no parece estar muy asociado a lo que se hace en clase. Es que el tipo de aprendizaje que encontramos en el aula es guiado, formal, visible y presencial, mientras que el aprendizaje con estos smartphone es el complemento que falta a esos aprendizajes: autónomo, informal, invisible y virtual (ver el diagrama siguiente). Entonces, ¿para qué hacerlos en clase si más bien sirven para fuera de clase?

tipos_de_aprendizaje_x_caracteristicas_aprendizaje_FRAGMENTO_ALTERADO

Los usos comunes o típicos de estos celulares son (lo que incluye tomar fotos, escribir y tomar notas orales): concertar reuniones rápidamente, ir contando lo que nos pasa mientras nos va sucediendo, compartir algo que hemos visto y nos llama la atención, tomar notas rápidas que se nos van a olvidar si esperamos por un papel, enterarnos minuto a minuto de lo que pasa por el mundo,  similares. En una situación de aula, donde todos los estudiantes están frente a frente, ¿para qué usarlos?

_HXT6534En primer lugar, es una buena manera de realizar experiencias y registrarlas mientras suceden, es decir, mejor que tomar apuntes o para otra forma de tomar apuntes. Además, mientras se observa no se puede analizar con detenimiento, por ejemplo, mirar los detalles de una hoja o de un suceso. O bien tomar una foto y hacer flechas o agregar texto para explicar nuestras ideas sobre lo fotografiado. En otras palabras, los celulares sirven como un potenciador de la observación.

Por otro lado, en segundo lugar, no permiten mucho texto, así que hay que escribir en pocas palabras y exacto, especialmente esto, es decir, lo que escribimos debe ser claro por sí mismo, sino tendremos que entrar en explicaciones. Permiten concentrarse en la información sin adornos, o, como sucede en la interaccion oral, los ritos sociales, los eufemismos, la función fática de Jakobson. Sirven como para que se aprenda a dar datos exactos.

Hay más. Tener acceso a lo que hemos escrito o hecho antes, sea porque ingresamos a internet o lo llevamos en la tarjeta micro-SD  del celular, permite poner en contexto  lo que vamos haciendo. Y no es solo lo escrito, sino también nuestra agenda, nuestros mensajes, nuestros contactos. Podemos ubicar quién podría coocer sobre un tema o asunto determinado sin recurrir a la memoria frágil, es decir, ir creando una red de conocimientos y fuentes de información. 0 ir haciendo consultas mientras trabajamos en el aula. Aquí, claro surge un problema. ¿cómo se sabe que es una consulta y no otra acción? Aparte de la confianza de la que hablamos antes, se pueden establecer algunas pautas: usar el altavoz o “hands “free”, dar tiempos, dejar que otro estudiante haga la consulta (previa presentación), etc.

 Para terminar sin llegar al final (porque hay más posibilidades, solo que ya me reclaman otros menesteres), puedo decir que el celular sirve dentro del aula para usarlo como una pequeña computadora, porque nos proporcionan una gran cantidad de software educativo, de todo tipo, muchos conocidos tienen su réplica en los smartphone, como los mapas mentales o los graficadores de funciones matemáticas, pero además, suelen tener adicionalmente la posibilidad de compartir de uno a otro, como una red doméstica.

Ahí vamos con los celulares, cada vez mas potentes y cada vez más útiles y menos difíciles de llevar (aunque algunos son muy grandes como para esconderlos).

Be Sociable, Share!