Los temas del blog

Tecnología mal vista

Dos noticias opuestas, en extremos de reacción ante la tecnología: el fastidio y el éxtasis. Es fácil detectar cada una:

UNO

SANTIAGO, 16 nov (IPS) – En una escuela de Santiago de Chile se decidió prohibir a los estudiantes que hicieran sus trabajos en computadoras. “Los niños bajan material de Internet y lo presentan sin modificaciones. Ni siquiera lo leen. Ahora tienen que escribirlos manualmente para que se den el tiempo de leerlos”, explicó a IPS la profesora Josefina Arriagada.

http://ipsenespanol.net/nota.asp?idnews=35799

DOS

(RPP Noticias) Con la finalidad de promover y fortalecer el desarrollo de la educación y la cultura, se inauguró el Centro Fundación Telefónica, vanguardista punto de encuentro donde el público podrá disfrutar gratuitamente de proyectos innovadores en contenidos y presentación mediante el uso de las nuevas tecnologías. El Centro Fundación Telefónica es una nueva alternativa en la agenda educativa y cultural de nuestra ciudad, y cuenta con una sala de exposiciones, un laboratorio multimedia, un centro de documentación, una sala de proyecciones y videoconferencia con tecnología de punta y computadoras de última generación con acceso a Internet por banda ancha. En este espacio, que tiene tecnología adaptada y está acondicionado para que las personas con discapacidad puedan tener acceso a las diversas herramientas y beneficios del Centro, se desarrollarán múltiples actividades que permitirán a los visitantes aprender y ver el arte y la cultura de una forma interactiva y entretenida.

http://www.rpp.com.pe/portada/agenda_empresarial/25690_1.php


Creo que ambas expresan reacciones desmesuradas porque están enfocando la relación entre tecnología y educación de una manera superficial, como si la tecnología fuese un nuevo aparatito desaforadamente motivador: en el primer caso, la tecnología hace demasiado, en el segundo, la tecnología engolosina y seduce (esto último me lleva a un excelente post alegórico titulado “La casa de los espejos“)


En el caso de la profesora que se desespera por la “copiadera” sin control, la reacción madura no es quitarle el juguete al niño, que eso sólo lo lleva a imaginar maneras para saltar la barrera. Así lo interesante para el niño es “aprender a hacer lo malo”, que se vuelve su motivación básica.

No es difícil imaginar maneras para transformar la aburrida o extenuante búsqueda por internet (o en una enciclopedia digital o en el disco duro -a través de Google Desktop Search, que se vuelve así una herramienta educativa-) en una actividad misteriosa, intrigante, provocativa, llena de retos. Y no hablo de aplicar metodología como los webquest. Simplemente creo que hay que exigir al alumno que busque algo que le implique pensar antes que hacer, o discutir antes que hacer. Los estudiantes se guían por los resultados: son sumamente prácticos. Digamos que no le pido al alumno que busque “la vida de Colón” sino el nombre de su tío por parte de madre o el de su caballo o la ropa que usaba en la corte o cómo se le ocurrió la idea de viajar del modo en que lo hizo (aquí hay otro tema para la pedagogía de la pregunta: el tipo de información que se pide). No le va a resultar escribir “ropa que usaba Colón en la corte“. Y si usamos la competencia, la motivación va a salir de él. Va a tener que “aprender a buscar” obligado por las circunstancias. Y va a tener que discutir en grupo los mejores modos de encontrar la información.

El problema de la profesora es que recurre a la tecnología por la tecnología misma. Es la metodología del docente lo que convierte un “aparato” fabuloso en una “actividad de aprendizaje”. El problema con la tecnología en su relación con la educación es que se cree que por sí misma resuelve los problemas. Es magia.


MAGIA
es lo que se siente en la segunda noticia. Es el deslumbramiento de la tecnología que llega a calentar el papel en que se escribe (creo que exageré, pero es contagioso). En la segunda noticia, no entiendo el alcance REAL de dicho centro. Parece un centro de entretenimiento educacional (ocasionalmente educativo) pues se privilegia lo novedoso, “vanguardista”, impactante. Es el ánimo gádget. En fin, no parece ser un centro de investigación sino de demostración funambulesca. Hasta que punto lo que algunos (no muchos) experimentarán allí se compartirá y servirá a tantos otros, no lo sé. En el resto de la noticia no se ve la proyección social sino en tanto “está acondicionado para que las personas con discapacidad puedan tener acceso a las diversas herramientas y beneficios del Centro”, lo cual es importante pero también limitante. Por ejemplo, podría generarse un centro de aprovechamiento educativo de las tecnologías, donde los docentes aprendan a seleccionar tecnología según criterios de “costo – beneficio”. Bueno, eso no sería muy vistoso, por eso lo propongo.


Ambas noticias muestran el mal entendimiento de la tecnología, desde el punto de vista educativo. Seré muy conclusivo, pero esto me preocupa, porque es una actitud muy difundida, casi “congénita”. Por eso, concluyo ya, la tarea de la educación con la tecnología es “educar a la opinión pública” también.

Eres bienvenido a compartir...

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>