Los temas del blog

Brecha digital y politicas educativas

Aquí en el Perú, aproximadamente el 17% de las cerca de 60000 escuelas públicas tiene un laboratorio o sala de computadoras (fuente: MINEDU). El 83% de ellas no lo tienen. ¿Es esto una brecha digital (o una parte de ella)?

Hay dos formas encontradas de definir la “brecha digital”. La primera la define en función de la posesión de tecnología o desarrollo de las TIC, es decir, unos las tienen y otros no; entonces, es un asunto estadístico con ciertas influencias sociales. La segunda se define como la distancia social que existe entre comunidades que poseen TIC y las que no lo poseen; es un asunto de desigualdad social o de no equidad. Si las políticas nacionales utilizan la primera definición, tratarán de adquirir o distribuir tecnología, en cambio, si utilizan la segunda, tratarán de encontrar medios alternativos o complementarios para conseguir el desarrollo humano equivalente.

Prefiero la segunda, porque no tiene relevancia el desarrollo de las TIC en sí mismo, a menos que, culturalmente, haya elegido como deseable el modo de vida tecnológico (curiosamente, elegir las tecnologías como modo de vida es una elección ideológica o filosófica, aunque no parezca).

Por eso es que el análisis del caso propuesto (del Perú) y de la política nacional requerida incide en otras acciones que no sean la simple distribución de tecnología. En principio, la situación (de la implementación tecnológica) no va a cambiar, a pesar de los esfuerzos del gobierno que puedan darse. Multiplicar 60,000 por el costo real de la implementación de una sola aula por escuela es prohibitivo, sin agregar gastos diferenciales como el transporte, la implantación de energía eléctrica, la construcción de un aula para ello, etc. Y sólo suponiendo que es un aula por escuela (con lo que nunca se llegará a un ratio de un alumno por PC).
La adquisición de tecnología para las escuelas es un gasto superfluo o “circunstancial” (impacto en la opinión pública) para la mayoría de los “actores oficiales” de la economía. Pero esto no es cierto para los padres de familia, en la medida que asocian la inversión en la educación de sus hijos con el incremento de nivel de vida, a mediano y largo plazo.
Esta inversión puede consolidarse e incrementarse en tanto la respuesta de la escuela sea específica y muestre consecuencias evidentes. Por ejemplo, el incremento de la calidad de la enseñanza, productos desarrollados por sus hijos, apoyo de la escuela a la comunidad, etc.
Para que los padres, es decir, la comunidad, redirija sus prioridades de inversión hacia la escuela, la escuela debe proporcionar un modelo válido de “aprovechamiento” de la tecnología. No debe suceder que los alumnos comenten a sus padres que estuvieron una hora buscando un dato, o que estaban jugando con software educativo. Más bien debe suceder que digan “hemos encontrado cómo se libraron de las ratas en una escuela de Colombia” o que “necesito practicar más operaciones para ganar en un concurso de presupuestos familiares”. Es decir, hacer que los alumnos sean conscientes de que están aprendiendo más con las TIC.

Eso quiere decir que lo esencial o fundamental del desarrollo social para superar la brecha digital se encuentra en el planteamiento educativo del empleo de las TIC, en el énfasis sobre el desarrollo de capacidades y no en el número de horas de contacto con las PC, en NO estudiar computación sino en aprender a investigar, trabajar en equipo y producir materiales educativos de cualquier área con TIC.

Pero también debemos responder una pregunta previa: ¿qué hacer para que los alumnos APROVECHEN las tecnología en sitios donde no tienen computadoras?

  • Ciertamente, lo primero es eliminar la identificación entre computadora y tecnología.
  • Lo segundo es PENSAR en las actividades educativas antes que en los aparatos.
  • Aquí nos planteamos que sólo a través de los métodos tecnológicos podemos APROVECHAR tecnología sin aparatos tecnológicos.
  • Sólo nos centramos en tres actividades educativas transversales: investigación, trabajo en equipo y producción de material educativo.
  • A ellas les aplicamos, cuando no tenemos PCs, métodos y procedimientos provenientes de las TIC.

Antes de terminar, quisiera hacer resaltar que para que hagamos aprovechamiento de la tecnología sin artefactos (tecnológicos), el eje es conceptuar la tecnología como actividad social, cuya finalidad es la “optimización” de procesos (y, desde mi punto de vista, utilizando los procedimientos y resultados de la ciencia). Si esto es así, al procurar inculcar ese criterio de desarrollo de procesos como un valor a tomar en cuenta estaremos avanzando hacia la eliminación de la “brecha digital”.

Eres bienvenido a compartir...

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>