Los temas del blog

El inicio es siempre

Para los seres humanos, el tiempo tiene dos aspectos: el tiempo que pasa y el tiempo que sentimos. El tiempo medible, objetivo, está caminando en los relojes, número a número. El otro tiempo, donde todo es ahora, está palpitando en nuestras mentes, latiendo en imágenes, sonidos, palabras susurradas. A veces nos desconectamos de la objetividad y ponemos los ojos cerrados en la vida interior. A veces lo hacemos con toda intención, a veces el recuerdo nos asalta de pronto, como una cuña o una llamada en el hombro. Al mirar en el calendario (otro reloj objetivo) que las clases se inician en este mes, una vaharada de recuerdos enciendieron sus películas y miré.

Ahora me siento distinto, no me reconozco en ese niño que miraba techos tan elevados, extraños muebles que llamaban “carpetas”, donde me dejaban pintar en la pared con dos condiciones: que sea en esa pared verde y sólo con ese pedazo blanco llamado “tiza”, no me reconozco en esa sensación de oír a otros diciendo, en tonos e intensidades distintas, lo mismo que yo al mismo tiempo, no me reconozco plenamente en ese niño que se siente estimulado y azorado simultáneamente. No es fácil despertar esos recuerdos para gozarlos, pero ahora es antes y soy yo el que pasó por ello.

El tiempo ha pasado, ¿para qué recordar? Es inevitable recordar, sólo el recuerdo nos convierte en lo que somos, sin memoria no hay futuro, sin memoria somos sólo un presente infinito de sensaciones discordantes. Si no me reconozco en ese niño o en ese joven que empezaba sus clases por estas fechas, pero me recuerdo así, es que he cambiado. Ese niño o ese joven sentían en cada fecha de inicio de clases que el mundo cambiaba, que había que pasar un límite, que algo venía. Y sentían la aprensión de ese momento. Luego llegaría el acostumbrarse y ser “veteranos”. Empezar dejaba de tener un sabor agridulce y se convertía en la costumbre de cada año. Tal vez, se perdió esa emoción, tal vez fue bueno perderla.

Ahora, hoy día, envuelto en estos recuerdos, he pensado distinto. En cierto sentido, la vida son muchos inicios y retos. La vida es un viaje, un descubrimiento continuo. Si siento hoy así, no debo perder la emoción de “empezar clases”. Sólo que ahora llevo la emoción de aprender en cada minuto. Debo llevarme esta emoción a mi trabajo y a mi vida cotidiana. Vendrá conmigo para que me susurre al oído, cada vez que abra la puerta, “hay algo nuevo allí y vas a conocerlo”.

Eres bienvenido a compartir...

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>