Los temas del blog

Estoy en Google+
      

Sígueme en facebook

Archivos para descargar

No lo sé

Este espacio es para el futuro...

¿Qué hace un verdadero formador “en línea”?

Lo que implica FORMACIÓN “ON LINE”

Como he mencionado antes, parto de que la educación virtual es el proceso educativo que se realiza virtualizando alguno de sus componentes. Un tipo de educación virtual es la educación en línea, donde todos los componentes del proceso son virtuales y el espacio e interacciones se dan a través de una red. Para que esto suceda, los actores de la educación en línea participan en un entorno virtual, que es un software que permite representarlos, representar sus interacciones y escenarios así como proporcionar contenidos en formatos digitales.

Lo que implica “FORMADOR”

La persona que se encarga de guiar a los aprendices en este entorno virtual recibe nombre distintos según el enfoque pedagógico y tipo de proceso que fundamenta el proceso educativo. Mencionamos algunos:

  • Tutor
  • Facilitador
  • Formador
  • Capacitador
  • Moderador
  • Entrenador (coach) o asesor

Es evidente que cada uno involucre distintos planteamientos, por ejemplo, tutor implica una relación que involucra ser mentor y guía personal, más allá de objetivos académicos, facilitador implica que la intervención debe ser mínima y se realiza cuando se detecte una imposibilidad o dificultad de continuar el proceso de aprendizaje por sí mismo, formador supone que el proceso educativo es formativo, es decir, se busca un perfil integral de salida, etc.

Lo que implica “FORMACIÓN”

No hablamos entonces de un simple entrenamiento, es decir, moldeamiento o adquisición de destrezas o habilidades. Tampoco de una capacitación, en otras palabras, de adquirir o desarrollar capacidades específicas. Ni enfatizamos la orientación hacia competencias, que es un enfoque que nos conduce a una preparación profesional o de oficios, para situaciones de trabajo o de actividad. Al hablar de “formador” implicamos una situación similar a la que refiere Miguel Ángel cuando explica lo que es una escultura para él: sólo quitaba lo sobrante para que se vea la forma que existía allí. La idea de formador es también similar a la de mentor, solo que no llega al grado de personalización de éste. El formador se involucra con la integralidad de la persona, y ve el aprendizaje como una resultante de cogniciones, actitudes y valores, acciones, experiencias y vivencias. Para el formador, la educación es el proceso de descubrir la persona del aprendiz empleando actividades como experiencias, no sólo como procedimientos.

La convergencia de estos conceptos: el formador “on line”

El formador “on line” es el actor de un proceso educativo con una duración amplia que propone experiencias a los aprendices y los asesora o aconseja para que descubran sus posibilidades en un aspecto de la vida. Las experiencias que diseña se realizan en una “realidad virtual”, por lo que debe observar cómo sus aprendices van a vincular posteriormente la experiencia y sus consecuencias en la realidad cotidiana, fuera de esa realidad virtual. Asimismo, toma en cuenta a sus aprendices no solo como “participantes de la actividad” sino que busca la relación entre su participación y su carácter y personalidad.

Entonces, ¿qué capacidades debe tener el formador “on line”?

  • Distinguir y asociar de manera clara y reflexiva el mundo virtual y el mundo real
  • Conocer, comprender y manejar el entorno virtual que use, sus interacciones, sus escenarios y sus materiales.
  • Comprender y dominar el área de conocimiento o disciplina en la que se basa la formación.
  • Plantear, diseñar y crear actividades que se perciban como “experiencias” similares a las del mundo real y que permitan comprender los conceptos, situaciones y valores del área de conocimiento o disciplina objeto de la formación.
  • Promover, generar y orientar la comunicación entre los participantes del proceso de formación “on line” para que experimenten el conocimiento a través de la significatividad y socialización.
  • Asesorar, aconsejar y acompañar a cada participante de manera individualizada en relación con sus problemas de aprendizaje y de formación.

La personalidad del formador “on line”

Como mencioné más arriba, el formador no es el capacitador ocasional o el entrenador, es el maestro. Para empezar a dar una idea de lo que se requiere, el formador “on line” debe tener los criterios necesarios para mantener estas dos ideas simultáneamente, ideas propuestas por Isaac Asimov:

  • "No tengo miedo a los ordenadores. A lo que tengo miedo es a la falta de ellos".
  • “Dudo que el ordenador llegue algún día a igualar la intuición y capacidad creativa del sobresaliente intelecto humano”.

Parece que se oponen, porque la primera supone una alta valoración de la tecnología y la segunda una alta valoración del ser humano. Pero la personalidad que es capaz de asumir y mantener esa paradoja es aquella que puede llevar adelante una formación “en línea”.

Digamos que se necesita una persona que equilibre sus dos hemisferios cerebrales, que aúne la flexibilidad con la organización, la criticidad con la imaginación, la honestidad con el respecto y el tacto o cortesía, la racionalidad con la intuición. Estas cualidades hacen del formador “on line” una persona armónica, empática, coherente, efusiva y sincera. Así puede cumplir con su misión, creo.

Una manera de presentar el perfil del docente formador “on line” es combinando las capacidades requeridas con el tipo de inteligencias propuestos con Gardner, como muestro en el cuadro y el grafico que adjunto.

cuadro_perfil_docente_formador_en_linea_2              grafico_perfil_docente_formador_en_linea_2


AtribuciónCompartir bajo la misma licencia Algunos derechos reservados por Ed Yourdon para la foto inicial.

Be Sociable, Share!