Los temas del blog

Para buscar software educativo

¿De dónde sale eso? (Una mano saliendo de un árbol)Una pregunta que suelen hacerme los profesores, o que no suelen hacer pero que esperan que responda es: ¿qué software puedo utilizar para mi área? Esperan generalmente una lista de aplicaciones, de preferencia gratuitas, que permita a los estudiantes un aprendizaje relativamente autónomo, con una ayuda ocasional del profesor. Específicamente, muchos no tienen idea de cómo debería ser ese software, sólo suponen que debe ser útil y facilitar el aprendizaje.
Entonces, cuando doy esa lista, regresan a sus escuelas, buscan el software y lo descargan. Lo instalan y…

a. Buscan aprender a manejarlo, porque creen que es importante, aunque el software sea algo complicado. Ven que permite alguna de las actividades de su área y siguen en el intento.
b. Les parecen demasiado complicado, y si no pueden usarlo no será fácil que pueda hacer que los alumnos trabajen con él. Así que no lo usan.

Pero el problema no está en los profesores, sino en quien dio la lista (o sea, yo, dado el caso). Realmente, otra debió ser la forma de proceder. Las recomendaciones que pueda dar sobre el software están basadas en mi idea acerca de cómo deben aprender los estudiantes y cómo se debe realizar una clase. Lo cual no es suficiente, ni realista. Creo que no debo volver a dar listas de software, al menos no de buenas a primeras. Creo que lo primero será que el docente se plantee esto:

a. ¿Qué contenidos son más difíciles de aprender por mis alumnos?
b. ¿Qué actividades son más comunes e imprescindibles en mi área?
c. ¿Cómo suelen aprender más rápido esas actividades y contenidos mis estudiantes?

Si no se plantea eso, entonces, cualquier software que alguien como yo le recomiende no será útil. O muy poco. Las preguntas sirven para prepararnos a buscar software adecuado al área.

 

a. Con la primera pregunta, detecto las principales lagunas de información, los pre-requisitos de información de mi área, relacionados con las personas que deben saberlos.
b. Con la segunda pregunta planteo cuál es el perfil mínimo necesario para que un alumno aprenda en mi área, no como capacidades sino como operaciones necesarias (por ejemplo, en comunicación, una actividad frecuente es “extraer información estructurada de un texto”, otra es “producir oraciones completas sobre un tema”; en matemáticas será “interpretar símbolos y cadenas de símbolos”, otra podría ser “representar matemáticamente una situación”, etc.)
c. Con la tercera pregunta, recurro a la experiencia del docente, sea propia o adquirida por medio de sus lecturas o conversaciones. Lo cual es necesario para detectar si será pertinente que se ponga a buscar software educativo. Por ejemplo, si he leído que los ejercicios tipo brainstorming o lluvia de ideas son eficaces para la producción de oraciones completas sobre un tema, debo preguntarme si la interacción cara-a-cara es mejor para aplicarlos o mejor es utilizar un software que los ayude a concentrarse y dejar libre de censuras grupales esa “lluvia”. O si alguna vez he utilizado alguna técnica o juego que dio excelentes resultados, me plantearé si algún software mejorará la participación o traerá algún beneficio adicional.

Lo que puedo decir, de parte del software, sobre esas tres preguntas, es algo así:
a. En general, el software permite almacenar el proceso y presentarlo como un producto, es decir, puede ir guardando cada paso de la actividad.
b. Para actividades de investigación, no sólo se dispone de internet, sino de enciclopedias digitales y de software de búsqueda en el disco duro. Dicho de otra manera, para la investigación, el software permite contar con más información, mayor variedad, y disponer de herramientas de búsqueda que le muestran al profesor cómo busca el estudiante. Además, el profesor puede indicar de manera cuantitativa la profundidad y la extensión de lo que solicita.
c. Para actividades de trabajo en equipo, el software es útil para mejorar las condiciones de comuicación y planificación. En el primer caso, porque guardo todas las conversaciones (mensajería en línea), por ejemplo, lo que permite una mejor retroalimentación y evaluación. En el segundo caso, porque la planificación puede hacerse grupalmente e ir mostrando los avances (agendas electrónicas, planificadores).
d. El software fomenta la construcción social del conocimiento, porque:
-lo que cada estudiante piensa lo puede mostrar de diversos modos: visualmente, con dibujos, textualmente, multimedialmente, etc.
-los grupos pueden ir cambiando el producto ante la vista de los demás, lo que permite incluir variaciones individuales que son aceptadas por el resto, estimula la discusión positiva, el intercambio de roles (liderazgo, registro, crítica, propuesta, etc.)

Si, al responder a las tres preguntas anteriores, nos encontramos que no buscamos nada de lo que el software propone, entonces no busquemos software, sería una pérdida de tiempo. Si hemos respondido con claridad a las tres preguntas y tengo una lista de necesidades, ahí empieza otro camino: ¿dónde encuentro software para ello? ¿existirá? Al menos tengo una lista de características que va a reducir mi búsqueda. Entonces, sólo falta tener fuentes de software suficientemente abundantes, comprender las reseñas o descripciones que hay en ellas, descargar y probar.


Fuentes de software:

En español:
www.softonic.com (con descripciones en español de cada software, la mayoría del software en inglés, buena clasificación funcional)
En inglés:
sourceforge.net (inmenso almacén de proyectos de software libre, clasificado por tipo de finalidad del software, hay recorrerlo y se encuentran verdadera joyas)
eduforge.net (similar al anterior, con menos software pero vinculado al quehacer educativo)

Eres bienvenido a compartir...

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>